miedo a conducir
miedo a conducir
miedo a conducir

La fobia a conducir se refiere a un miedo intenso e irracional ante la situación de estar conduciendo un vehículo o ante la anticipación de esta situación temida. La persona afectada es consciente de que este miedo es irracional y exagerado pero desconoce las estrategias para afrontar la ansiedad que esta situación le genera.

Encontramos tres componentes que nos ayudan a definir esta fobia.

  • Componente cognitivo: La persona tiene pensamientos catastrofistas relacionados con sufrir un accidente o atropellar a alguien, perder el control.. Miedo a morir o a provocar la muerte de otros.
  • Componente emocional o fisiológico: La persona experimenta ansiedad, inseguridad, tensión muscular, rigidez, aumento del ritmo cardiaco, sudoración, náuseas, flojedad en brazos o piernas…
  • Componente conductual: La persona evita por todos los medios conducir, o solo lo hará si se producen algunas circunstancias como: ir acompañada, conducir solo por algunas vías, llevar medicación…

La gravedad de la fobia a conducir varía dependiendo de la persona, de las dificultades que ocasiona y del malestar que genera. Hay personas que evitan la mayoría de las situaciones relacionadas con la conducción y hay otras que sólo muestran dificultades en algunas situaciones, por ejemplo, conducir por autovía, atravesar túneles.. Este miedo puede repercutir negativamente en la vida de la persona, causando consecuencias negativas como puede ser rechazar un trabajo por el simple hecho de que se requiera conducir, depender de otras personas para desplazarse…

A la larga, este problema provoca una pérdida de autoestima haciéndonos sentir frustrados y que no somos competentes para conducir.

Normalmente, este problema lo encontramos más en mujeres con edades comprendidas entre los 30 y los 40 años, aunque también se da en hombres.

El origen del problema

La fobia a conducir (Amaxofobia) puede aparecer por uno de los siguientes problemas:

  1. Tener una mala experiencia directa o indirecta: Haber sufrido un accidente o que lo haya sufrido una persona cercana o haber presenciado un accidente traumático.
  2.  Obtener información de miedo de otras personas, como familiares, amigos o las noticias..
  3. Haber tenido una crisis de ansiedad en el coche, aunque la causa no tuviera relación ninguna con la conducción, se puede generar una fobia a conducir  y asociar esa ansiedad a la conducción.
  4. factores predisponentes: Aún habiendo vivido alguna de las situaciones anteriores, habrá gente que desarrolle una fobia y otras no. Dependerá en gran medida de la persona, de sus factores predisponentes y de su capacidad de resiliencia.

Tratamiento

¿Puedo superar mi fobia a conducir?

La respuesta es Si.

¿Será fácil?

No. Superar ciertos miedos no resulta sencillo y deberás poner de tu parte, saber que habrá veces que tengas que hacer las cosas con miedo. Y por supuesto que no será de un día para otro. Requiere de tiempo y constancia.

¿Cómo puedo conseguirlo?

Lo primero de todo, es que si sientes que solo no vas a conseguirlo, acudas a un psicólogo, que te ayudará a llevar este proceso de una manera más sencilla. Puedes coger tu cita con nosotras si lo deseas.

Deberás realizar respiraciones tanto antes como en el momento de conducir e intentar cambiar los pensamientos catastrofistas que tienes.

Te recomendamos que si no estás seguro/a del todo, empieces a practicar en un lugar donde no se encuentre mucha gente y que si lo necesitas, realices clases de reciclaje en la autoescuela.

Poco a poco ve realizando las conductas que te dan miedo, de manera progresiva. Mantenlo en el tiempo. Verás como poco a poco mejorará tu experiencia e irás perdiendo ciertos miedos.

¿Cuál es el tratamiento con un psicólogo?

hablaremos aquí de algunas estrategias que se pueden utilizar en un tratamiento psicológico de tipo cognitivo conductual para superar esta fobia. Siempre adaptando las estrategias a cada caso en concreto.

  • Dar información sobre la naturaleza de la ansiedad y la fobia a conducir: Explicación sobre los síntomas de la ansiedad, los factores implicados en el origen y mantenimiento..
  • Técnicas de desactivación fisiológica: Respiración abdominal, relajación muscular progresiva, Van dirigidas a reducir los síntomas de activación.
  • Técnicas cognitivas: Dirigidas a regular los pensamientos anticipatorios, pensamientos negativos automáticos..
  • Identificar y neutralizar las conductas contraproducentes: Tomar conciencia y retirar alguna conducta de las que recurre el paciente con el objetivo de disminuir su malestar, pero que de manera contraria a lo que se cree, lo que hacen es reforzar el miedo
  • Exposición interoceptiva: Va dirigida a perder el miedo a los síntomas y regular el llamado fenómeno “Miedo al miedo”
  • Exposición progresiva a las situaciones temidas: Consiste en que la persona entre en contacto con la situación temida de manera progresiva y guiada para propiciar la extinción del miedo. Este procedimiento se puede aplicar de diferentes maneras, o bien en vivo, em imaginación o realidad virtual.
  • Afrontamiento de posibles fuentes activas de ansiedad: Que directa o indirectamente, pudieran estar relacionadas con el origen o mantenimiento del miedo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.