perfeccionismo patológico

perfeccionismo patológico¿Quién no ha pensado que ser perfeccionista es un rasgo beneficioso para las personas?

¿Quién incluso no sueña y desea ser lo más perfecto/a que pueda y realizar todo rozando la excelencia?

Pues hoy os hablamos del perfeccionismo patológico, que es aquél que produce un gran malestar emocional ya que sería el mayor de los extremos.

A cambio de hacerlo todo bien, el perfeccionista vive en continua insatisfacción, tensión y preocupación ya que se siente juzgado y criticado tanto personalmente, como por los demás, y esto le impide vivir en paz y tranquilidad.

Pensar con frecuencia que algo nunca es suficiente o no está lo bastante bien, así como el hecho de rendir más del cien por ciento en todo lo que se hace, son algunas señales características de alguien perfeccionista.

 

Por lo general, el perfeccionismo se busca en muchos lados, desde que se es niño, los adultos imponen ciertos parámetros para competir con los demás, siendo cada vez mejores, dando más de lo que se puede dar y llegando siempre a la excelencia; sin embargo, algunas veces alcanzar metas demasiado elevadas y poco realistas, provocan una insatisfacción constante en la persona.

Por lo tanto, lo ideal no sería intentar ser perfecto, sino de estar en paz y encontrar la felicidad en otras cosas.

¿Quieres averiguar si eres perfeccionista?

Radiografía de un perfeccionista patológico

  • Temor al fracaso. Los perfeccionistas asocian el fracaso con una falta de valor personal y constantemente piensan que si fallan en algo no valen para nada. Al estar demasiado centrados en tratar de evitar cometer errores, pierden oportunidades de crecer y aprender.
  • Miedo a la desaprobación de los demás. Creen que si dejan que los demás vean sus defectos o fallos, los rechazaran. Intentar ser perfecto es un modo de protegerse de las críticas, el rechazo o la desaprobación de los otros.
  • Pensamiento radical. Se van de un extremo a otro sin tener en cuenta los términos medios, de modo que, si no hacen las cosas perfectas, consideran que no sirven para nada o se sienten incapaces de seguir adelante.
  • Reglas demasiado rígidas. Los perfeccionistas están llenos de reglas rígidas que les dicen cómo deberían vivir sus vidas, además están dominados por el miedo al rechazo y las opiniones de los demás.
  • Establecimiento de metas inalcanzables. Tienden a imponerse este tipo de objetivos, pero luego fracasan al intentar alcanzarlas debido a que son imposibles de conseguir. Esto hace que se culpen y se critiquen así mismos, lo cual, puede dar lugar a baja autoestima, depresión y ansiedad.
  • Autocontrol distorsionado. Cualquier acción que realizan debe estar controlada de forma voluntaria, por lo que no son capaces de actuar de manera espontánea; tratan también de controlar sus propios deseos y emociones.
  • Trastornos alimenticios. Son uno de los signos asociados a la actitud perfeccionistas, así como la crisis de ansiedad, depresión y estrés.

Aspectos negativos del perfeccionismo:

  • A nivel patológico, el perfeccionismo puede hacer que la persona no pueda empezar alguna tarea o trabajo por desconocer el modo correcto de hacerlo.
  • El desprecio por uno mismo termina disminuyendo la autoestima y basando su felicidad en la aprobación y reconocimiento de otras personas sólo por sus logros y no por su valor como persona.
  • En el ámbito laboral, el perfeccionismo a menudo viene acompañado de baja productividad, dado que se pierde tiempo y energía en los detalles irrelevantes de las tareas o actividades diarias.
  • Los perfeccionistas, debido a que se exigen demasiado así mismos, esperan lo mismo de otras personas y esto provoca alejamiento y carencia de vida social.

El perfeccionismo en las relaciones:

  • Los perfeccionistas tienden a anticipar o temer el rechazo y la desaprobación de los demás.
  • Reaccionan de un modo exagerado a las críticas y, al hacer esto, frustran a los demás y los alejan de ellos, ya que se muestran siempre a la defensiva.
  • Con frecuencia tienden a exigir a los demás unos estándares tan altos como se exigen así mismos, de manera que pueden resultar poco tolerantes y demasiado críticos con los demás.
  • En sus relaciones con otras personas también intentan ser perfectos en todo momento, decir siempre lo correcto, actuar de forma apropiada, nunca quedar mal, no cometer errores y que sus conversaciones sean perfectas.
  • Sienten casi siempre una gran ansiedad, pues cuanto más se exige una persona así misma, más probabilidades tendrá de fracasar y mayor será su miedo al fracaso. Puede dar lugar a problemas de ansiedad social o fobia social.
  • Los perfeccionistas intentan evitar que los demás vean sus errores para no ser criticados y rechazados, por eso se cierran en sí mismos sin darse cuenta que el hecho de mostrarse sociables con otras personas hacen que sean percibidos como más cercanos y más humanos.
  • Tienden a tener conflictos o problemas en sus relaciones con los demás, ya que sólo muestran un lado de ellos mismos haciendo que se rodeen de personas superficiales e insatisfechas.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Puedes dejarnos tu opinión abajo en los comentarios.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.