pensar bien para sentirte bien
pensar bien para sentirte bien
pensar bien para sentirte bien

¿Sabías que puedes cambiar tu vida, cambiando tu forma de pensar?

Pues así es. Tus pensamientos controlan tu vida

Un pensamiento es uno de los motores del bienestar personal, puesto que el modo en el que piensas influye en cómo te sientes. Las personas podemos educar nuestro pensamiento para dejar de lado las ideas negativas.

El pensamiento positivo muestra la actitud de las personas más allá de las limitaciones. Si por la mañana te levantas pensando en las cosas agradables que te esperan, estarás feliz y animado.

Si por el contrario, tu mente te lleva hacia las preocupaciones que tienes, tu día arrancará de manera distinta.

La mente es un arma de doble filo, bien puede hacernos crecer o puede destruirnos. Todo depende de cómo nos hablemos. Gracias a la mente, hemos sobrevivido en el mundo pero debemos saber manejarla para no caer en la autodestrucción.

Hay dos leyes que nos hablan sobre esto:

  • Ley de la atracción: Es la que nos habla de la creencia de que los pensamientos influyen en la vida de las personas. El que piensa constantemente en negativo se enzarza en un proceso de autodestrucción, ya que constantemente se está enviando mensajes negativos. El que piensa en positivo la mayoría de las veces,  se envía mensajes de optimismo y de vitalidad, esto le lleva a activar el mundo que le rodea de una manera más creativa, atrayendo lo positivo.
  • Ley del mínimo esfuerzo: Nos habla de que ante un abanico de posibilidades, la mejor opción será aquella en la que el gasto de energía sea menor. Si hay algo que se contradiga con nuestras ideas principales, lo ignoramos.

De manera general, las personas solemos ser perezosas ante los cambios. Preferimos vivir como estamos antes que arriesgarnos y obtener algo mejor.  Esto se convierte en un error por nuestra parte, no hay que resistirse a los cambios, si llegan es porque tenían que llegar.

Para ello debemos:

  • Aprender a superar los miedos que nos limitan: Actuar frente a ellos nos hará crecer y querer cambiar algunos aspectos de nuestra vida que antes teníamos limitados por esa emoción,
  • No debes guiarte sólo por tu memoria ya que ésta nos puede traicionar y traernos al recuerdo sólo aspectos que inconscientemente queremos. Por ejemplo, si te consideras torpe, siempre recordarás aquellos momentos en los que fuiste torpe.
  • Elige la forma en la que quieres ver tu mundo. No solemos observar situaciones de manera totalmente objetiva, solemos encaminar la situación hacia un lado u otro dependiendo de nuestro punto de vista. Esta manera de actuar puede llevar a generar diversos pensamientos negativos que nos harán actuar de cierta manera para que al final esos pensamientos se hagan realidad. A esto se le llama “Profecía autocumplida o efecto pigmalión”

 

Co-directora de Psycospirity

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.