A raíz de la pandemia, muchas más personas han echo uso de la tecnología, (videollamadas, teletrabajo…) y esto nos ha ayudado a mantenernos en contacto durante ese tiempo. ¿Entonces por qué hay problemas con estas tecnologías? 

En ese periodo, los adolescentes y niños cambiaron sus rutinas, teniendo mucho más tiempo para dedicarle a estas tecnologías, por aburrimiento, para sentirse conectados… el problema surge cuando se pasa de eso, a una necesidad extrema de usarlas.

¿Qué es una adicción?

Una adicción es una conducta peligrosa de consumo de sustancias o productos de los que es complicado desprenderse ya que producen una gran dependencia. (Véase artículo drogodependencia)

La adicción a las tecnologías, hace referencia al uso inadecuado y desmesurado de internet, móviles, ordenadores, videojuegos… Podemos llamarla adicción cuando una persona utilizada cada día más los dispositivos, perdiendo poco a poco el poder de gestionar el tiempo y su uso, creando un malestar en la persona.

¿Cómo afecta a la persona esta adicción?

Al abusar de la tecnología, suele producirse un empobrecimiento psicológico como consecuencia de la pérdida o deterioro de las actividades off-line, afectando esto a las relaciones socio-familiares.

Estas personas:

  • Suelen negar el problema, minimizando el “uso” que hacen de esto.
  • Ponen en riesgo sus relaciones tanto sociales, laborales o familiares: La mayor parte del tiempo la pasan entre juegos online, móvil o tele…
  • Sufren dependencia, tolerancia y abstinencia, como si de una adicción a sustancias se tratase, pasando por algunos de los síntomas de estos.
  • Se sientes tristes, irritados e inquietos al no poder usar estos dispositivos.
Los síntomas que sufren son:
  • Aislamiento
  • Desatender actividades diarias
  • Dependencia digital
  • Aumento descontrolado del tiempo de uso
  • Tristeza, irritabilidad
  • Reducción de las horas de sueño

¿Qué recomendamos a las familias?

  • Da ejemplo, ofreciendo un uso responsable de las tecnologías
  • Desconéctate: Enseña el valor de estar solo y de desconectar del trabajo, de la familia y de los amigos.
  • Pon normas: Un tiempo para usar los dispositivos, donde se usan y las actividades permitidas, dejando claro que no pueden estar todo el día enganchados.
  • Supervisa pero siempre respetando la intimidad.
  • Ayúdales a encontrar un equilibrio entre lo virtual y lo real
  • Conoce las páginas que más visitan.
  • Enséñale que en el mundo virtual, existen las mismas normas que en el real..( Tolerancia, respeto…)

¿Qué recomiendan los expertos?

  1. De 0-2 años: Ninguna pantalla
  2. De 2-5 años: Sobre media hora al día
  3. De 7-12 años: Una hora con un adulto delante. NUNCA comiendo
  4. De 12-15 años: Una hora y media supervisando actividad
  5. +16: Dos horas como máximo. Dormitorios sin pantallas

¿Has notado que tu hijo sufre alguna adicción a pantallas? 

Desde psycospirity recomendamos acudir a un especialista cualificado para que nos ayude a superar, tanto a adultos como niños, este tipo de adicciones.


MªCarmen Martínez

Co.directora de Pasycospirity


El equipo de Psycospirity

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *