Freud, introdujo el termino “defensa” en el estudio sobre las neuropsicosis de defensa para describir el mecanismo específico que actuaba en los casos de histeria, después le dio el nombre de represión a este mecanismo especifico y mas adelante, describió otros mecanismos de defensa.
Anna Freud, su hija, se centro posteriormente en la descripción y estudio de los mecanismos de defensa. Decía que son inconscientes y propios del Yo, protegen al sujeto de una excesiva carga pulsional y de los afectos e ideas insoportables. No tienen necesariamente un carácter patológico y constituyen el origen de los rasgos de carácter de personalidades no mórbidas.

  • Represión: el yo impide que los pensamientos ansiogenos entren dentro de la consciencia. Es el mas básico porque para que ocurra cualquier otro mecanismo de defensa, tiene que ocurrir este primero. Puede ser represión primaria cuando se trata de ideas que provienen del ello o represión propiamente dicha cuando son recuerdos o manifestaciones que se derivan de la represión primaria. 
  • Formación reactiva: los pensamientos o impulsos inaceptables se reprimen y se expresan a través de los opuestos, como por ejemplo un individuo que se siente incapaz de expresar o manifestarse como deprimido, de forma que reprimiría estos sentimientos y se manifestaría ante los demás eufóricamente. Este mecanismo de defensa es el que explicaría para el psicoanálisis la manía, que representaría una depresión latente reprimida. Otro ejemplo seria la pulcritud excesiva para evitar la suciedad y el desorden.
  • Formación sustitutiva: represión de una representación intolerable y se genera otra sustitutoria consciente que permite de manera disfrazada, satisfacer el placer prohibido asociado a la primera representación. Por ej, un individuo se enfada con su pareja, pero como el enfado es una emoción que resulta intolerable, reprime ese enfado y a continuación, le empieza a doler la cabeza. El dolor de cabeza sería la representación consciente (formación sustitutiva) que evocaría el enfado, aunque éste permanece a nivel inconsciente y el sujeto no se percata de esta relación. 
  • Formación de compromiso:Deformación de lo reprimido, que se puede manifestar de tres formas: En los sueños, en los síntomas y en ciertas producciones artísticas. Por ej, cuando el sujeto sueña con que se cae al vacío, puede ser una deformación de un sentimiento de angustia que ha reprimido. Es importante poder diferenciarlo del mecanismo de defensa de la sublimación, siendo la clave que persiste cierto grado de malestar en la formación de compromiso, mientras que la sublimación posibilita la desaparición del malestar o tensión en el sujeto. 
  • Sublimación: es el único mecanismo de defensa realmente victorioso al no persisitir malestar en el sujeto pero accesible sólo para algunos, porque Freud sostenía que “no sublima quien quiere, sino quien puede”. La pulsión se sublima si se cambia el fin de la pulsión hacia otro no sexual y hacia objetos socialmente valorados. Daría cuenta de una gran parte de la actividad humana, como itineraria, científica, espiritual…
  • Identificación proyectiva: Este mecanismo esta descrito por M.Klein, se refiere a las fantasías por las cuales el sujeto “introduce” su propia persona o self (total o parcialmente) en el interior del objeto para controlarlo, dañarlo o poseerlo. Es una modalidad de la proyección. Un aspecto positivo de este mecanismo, a parte de la función defensiva, es que permite aprender a identificarse con aspectos apreciados del objeto o que se desean conocer. Por ej, una madre que ha experimentado deprivación emocional en su infancia y cuando cuida de su bebé, es como si estuviera cuidando esa parte suya con carencias emocionales, es decir, es como si hubiera colocado sobre su bebé esa parte de su self “parte deprivada” y actúa con el bebé como si realmente esa parte deprivada estuviera en su bebé y no en ella. Es un mecanismo de defensa interpersonal, esto es, que al final, acaba haciendo sentir al otro como si realmente estuviese deprivado emocionalmente y necesitaría todos esos cuidados. Este mecanismo de defensa aparecería característicamente en el trastorno límite de personalidad, donde hacen una escisión, ( división en dos partes, una buena y una mala) y colocan sobre el otro una de estas partes, haciéndole sentir como si realmente perteneciese esa parte a este otro.
  • Proyección: el sujeto sitúa en otro sujeto o sobre un objeto algunos deseos que provienen de él, pero cuyo origen él mismo desconoce y atribuye a otro, es decir, atribuye características propias no reconocidas y ansiógenas a otra persona. Esta defensa primaria estaría presente en la psicosis, neurosis y perversión. Por ej, un sujeto esta hipervigilante y muy pendiente de lo que hacen los demás, pero esta característica le resulta intolerable, al proyectarlo, siente que son los demás y no él, los que están demasiado pendientes de él y le vigilan. 
Con el fin, de no hacer un artículo excesivamente largo, he recogido sólo algunos de los tantos mecanismos de defensa que existen. Ya sabéis, si queréis saber más solo tenéis que pedírnoslo ya sea por mensaje en nuestra página de facebook, como escribirnos un correo en psycospirity@hotmail.com.
Anaís Martínez Jimeno.
El equipo de Psycospirity

Un comentario en «Algunos MECANISMOS DE DEFENSA DEL PSICOANÁLISIS.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *