La discapacidad intelectual suele conllevar dificultades en los procesos de pensar, entender y
aprender, principalmente en la lentitud de estos procesos. Estas dificultades pueden tener diferentes grados de severidad según la persona que las padece. Igualmente la discapacidad intelectual
suele estar asociada a otras patologías concretas, denominándose en este caso pluridiscapacidad. En este apartado nos vamos a centrar en las personas que presentan discapacidad intelectual sin especificar ninguna patología concreta.

 Es importante que la intervención conlleve un modelo interdisciplinar (psicología, fisioterapia, logopedia, trabajo social, etc.)
La primera intervención que se realiza normalmente con personas con discapacidad intelectual se
denomina intervención basal. 

La intervención basal fue definida por Andreas Fröhlich como:
“una forma de potenciación de la comunicación, la interacción y el desarrollo orientada en todas sus áreas a las necesidades
básicas del ser humano”
.
Algunas de los criterios a tener en cuenta
para seguir la intervención serian: 

  • » Principio de ritmo y estructura: el ritmo está presente en el individuo desde el nivel más
    biológico como, por ejemplo el latido del corazón, hasta el nivel más social como pueden
    “La discapacidad intelectual suele
    conllevar dificultades en los procesos
    de pensar, entender y aprender,
    principalmente en la lentitud de estos
    procesos. ”  ser la creación de rutinas o “rituales” diarias y hábitos. Estos rituales pueden acontecer en
    diferentes contextos y ayudan al individuo a hacerse un esquema del entorno. 
  • » Principio de contraste: está derivado del principio de estructura y está presente en la
    mayoría de las áreas que rodean a todos los individuos. El mundo está compuesto de pares opuestos como por ejemplo sonido-silencio, movimiento-quietud, etc. y es una de las
    formas en la que la persona con discapacidad intelectual se hace su imagen del mundo.
  • » Principio de equilibrio: la virtud esta en el equilibrio de las cosas y en proporcionar los
    pares de opuestos del principio anterior con equidad. 
  • » Periodo de latencia: el tiempo que tarda cada persona en aprender un hecho es diferente
    y las personas con discapacidad intelectual pueden tener un tiempo de aprendizaje superior a otras personas que no presenten la discapacidad. Por esto es necesario tener en
    cuenta y saber respetar este tiempo de aprendizaje. 
  • » Simetría: las personas con discapacidad pueden tener afectado más un lado del cuerpo
    que otro, es por ello que dependiendo de
    sus necesidades y de la intervención nos
    centraremos en la parte más afecta o en
    la otra. 

Según los criterios o principio anteriormente comentados, la estimulación basal estaría
compuesta por una estimulación multisensorial destinada a fortalecer los sentidos poco
desarrollados y a desarrollar aquellos que no
están funcionales. 

La estimulación basal está compuesta de diferentes
áreas estimulares que se describen a continuación: 

  • » Estimulación vestibular: tiene relación con el equilibrio
    y la posición del cuerpo en el espacio. Con ella se pretende: proporcionar puntos de referencia del propio cuerpo en el espacio, estimular el equilibrio y fomentar la asociación de
    experiencias sensoriales con el movimiento del cuerpo. 

Actividades propuestas: 

» Balancear al niño o niña en una hamaca (fortalecida por el centro) que le permita
hacer movimientos hacia los lados y hacia arriba y abajo. Indicados para niños y
niñas que no puedan mantener su propio cuerpo o para mantener la cabeza erguida.
» Se tumba al niño o a la niña boca abajo sobre una pelota grande de psicomotricidad, se le da ligeros botes y se le mueve arriba y abajo y se le mece encima de la
pelota.
» Con el niño o a la niña tumbada en una colchoneta boca arriba se le gira el eje del
cuerpo, se arrastra por la colchoneta y se dan movimientos arriba y abajo.  Todas estas actividades harán que el eje del cuerpo cambie de posición, trabajará el sentido del equilibrio y el movimiento. 

  • » Estimulación vibratoria: es una forma de captar el sonido con el cuerpo. Sus objetivos
    son: reconocer sonidos mediante vibraciones, aprender a captar y reconocer voces a una
    distancia concreta y ayudar a sentir la música a través de vibraciones corporales.
    Las actividades propuestas son:
    » Mediante un altavoz al que se le coloca una membrana o una placa de metal se
    pueden transmitir las vibraciones de los sonidos. De esta forma es posible que la
    persona sienta la música o la voz de otra persona o la suya propia.
    » Sonidos provenientes de instrumentos musicales que se coloquen cerca del cuerpo o incluso en contacto con él, como por ejemplo en la barriga, en la espalda, etc.
    » Colocar al infante tumbado encima de la espalda de la persona cuidadora. Cuando
    la persona adulta habla se transmiten las vibraciones mediante el contacto corporal. 
  • » Estimulación somática: en esta forma de estimulación interviene toda la superficie del
    cuerpo. Se intenta conseguir que: contribuir a la percepción de sentimientos de proximidad
    y seguridad, descubrir el propio cuerpo y sus diferentes partes y desarrollar percepciones
    y contribuir a la asimilación de los estímulos del entorno.
    Las actividades propuestas son:
    » Estimular durante un baño de agua caliente poco a poco con la ducha.
    » Masajear las extremidades con cremas o aceites. También es recomendable dar
    masajes en la cara.
    » Contacto con materiales que le causen diferentes sensaciones como pueden ser
    arroz o garbanzos en brazos y piernas.
    » Aplicar corrientes de aire caliente y fría.
    Es interesante que mientras se van realizando estas actividades se vayan nombrando las
    diferentes partes del cuerpo que estamos estimulando así también el conocimiento cognitivo del propio cuerpo. 
  • » Estimulación táctil-háptica: integrar las diferentes sensaciones que proceden del tacto
    (temperatura, presión dolor). Los objetivos son: posibilitar el movimiento de las manos, la
    sujeción de objetos, así como hacerles conscientes del uso de las mismas, diferenciar el
    tacto de las cosas y desarrollar formas de prensión.
    Las actividades propuestas pueden ser:
    » Acariciar la palma de la mano hasta que esté completamente abierta. Poner objetos en un primer momento agradables y posteriormente varias temperaturas y
    texturas.
    » Hacer que las manos rocen diferentes materiales como agua, arena, jabón, etc.
    » Sujetar la sujeción voluntaria de objetos. 
  • » Estimulación oral: indicado para motricidad bucal alterada. Los objetivos que se pretenden son: aumentar la sensibilidad de la boca, estimular la articulación y mejorar las posibilidades de alimentación y desarrollo del habla.
    Algunas actividades propuestas pueden ser:
    » Cepillado de dientes. Estimular con el cepillo de dientes el interior de la boca.
    » Estimular los labios y la boca con objetos y alimentos de diferentes temperaturas,
    principalmente fríos.
    » Intentar que toque su boca con los dedos de su mano. 
  • » Estimulación gustativa: la estimulación gustativa puede ser una buena base para un mejor
    desarrollo de la alimentación. Los objetivos que se persiguen son: ampliar la cantidad de
    sensaciones gustativas, favorecer la deglución y conseguir que hagan de la alimentación
    un movimiento voluntario.
    Las actividades que se proponen son:
    » Administrar directamente en la boca diferentes sabores en líquidos con un cuentagotas o con un biberón.
    » Realización de fonemas labiales (como por ejemplo p-p-p-p o b-b-b-b), imitar a
    los indios, etc. 
  • » Estimulación del olfato: esta estimulación está muy relacionada con la del gusto ya que
    son sensaciones que se entremezclan. Los objetivos pretendidos son: conocimiento de su
    propia nariz y de los estímulos olfativos.
    Las actividades propuestas son:
    » Usar esencias y aceites que proporcionen diferentes experiencias olfativas. Es importante no mezclar pruebas olfativas seguidas porque después de un olor fuerte
    la nariz necesita “descanso” ya que se adapta.
    » Echar perfume a cosas o muñecos que suelan tener siempre para que así puedan
    reconocerlos olfativamente. 
  • » Estimulación auditiva: es secundaria a la estimulación por vibración y es necesaria para
    el desarrollo del lenguaje. Se pretende conseguir que: la percepción acústica sea buena
    como para alcanzar la voz humana, ofrecer sonidos y ruidos que le aporten información
    significativa, desarrollar la orientación acústica y fomentar la imitación de sonidos.
    Las actividades propuestas pueden ser:
    » Aplicar sonidos por cada uno de los oídos diferencialmente y comprobar la reacción del niño o la niña.
    » Variar el tono, el volumen o cualquier otra característica del sonido que este escuchando.
    » Instrumentos con botones sonoros para que puedan pulsarlos voluntariamente. 
  • » Estimulación visual: ámbito de gran importancia desde casi el principio de la intervención,
    ya que tiene estrecha relación con el resto de áreas. Los objetivos que se persiguen son:
    activar el rendimiento de los nervios ópticos, aprender a coordinar el movimiento corporal
    con la visión y ampliar la cantidad de estímulos visuales conocidos.
    Se proponen las siguientes actividades:
    » Juegos de luces que alternen luz y oscuridad.
    » Crear diapositivas con rostros familiares y presentárselas intercalando con diapositivas de colores (por ejemplo blanco y negro). 
  • » Estimulación de la comunicación: la comunicación es un elemento base y central en la
    vida. Los objetivos que se pretenden con esta estimulación son: intervenir en ámbito prelingüístico y fonético, mejorar la comprensión de la lengua que le rodea, desarrollar la capacidad de expresar sentimientos y deseos y desarrollar la capacidad de comprensión del
    mundo que le rodea.
    Algunas actividades posibles son:
    » La estimulación por la vibración de contacto corporal al igual que en la estimulación vibratoria.
    » Hablarle frontalmente al niño o a la niña, cara a cara, de manera sencilla y clara.
Anaís Martínez Jimeno
Psicóloga infantil.
Divulgación Dinámica
El equipo de Psycospirity

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *