La imagen de un payaso puede provocar una gran cantidad de diferentes
emociones. Si bien por lo general están asociados con pensamientos
divertidos o de entretenimiento, los payasos también pueden estar
asociados con imágenes negativas y para algunas personas su presencia
puede ser francamente aterradora.

El terror a los payasos es una fobia muy común que se conoce como coulrofobia.
Los síntomas pueden ser leves, por ejemplo, que ver a un payaso
ocasione una inquietud y ansiedad de leve a moderada; pero también más
graves. Además, la coulrofobia tiende a ser de larga duración. Es una
fobia que comienza en la infancia hacia  los 2 años de edad ya que en esta etapa se forman los miedos
hacia personas extrañas y la mente de los niños, que aún se encuentra en
desarrollo, no diferencia entre fantasía y realidad y persiste hasta bien entrada la edad
adulta.

Quien padece fobia a los payasos experimenta un miedo
desmesurado e intenso junto a síntomas importantes de ansiedad, pudiendo
llegar a experimentar ataques de pánico. Otros síntomas asociados que pueden llegar a experimentar son:
 -Sensación de miedo intens
 -Temblores
-Taquicardia y sensación de latido irregular o Dificultad en la respiración

El origen de la fobia puede estar en una mala experiencia vivida en relación a los payasos, y también, como así se explica por varios expertos en algunos artículos, por el uso de la figura del payaso en series o películas de terror donde la imagen de siempre del payaso en cuanto a ofrecer entretenimiento y diversión pasa a ser todo lo contrario.

La mayoría coincide que las principales causas de coulrofobia son las características del maquillaje del payaso.
Los ojos y sonrisas pintadas, así como la nariz roja, pueden asustar a
los niños. De hecho, algunos comparten un temor similar al Papá Noel. Según el psiquiatra Steven Schlozman, de la Facultad de Medicina de
Harvard, la sonrisa permanente y horripilante puede producir disonancia
cognitiva en nuestra mente: “Nuestra mente interpreta que las sonrisas
en general son positivas; no obstante, no es posible sonreír todo el
tiempo, porque de ser así, algo falla. Gracias al comportamiento de las
personas podemos interpretarlas, pero si el aspecto de las personas o su
comportamiento no varían, se convierten en terroríficas”.

Tratamiento

El tratamiento iría dirigido al control de la ansiedad que provocan los payasos haciendo una exposición gradual, tal y como se hace en las demás fobias, utilizando dibujos, imágenes, vídeos, hasta llegar a lo más temido que sería estar al lado de un payaso por ejemplo. Además también es importante liberarse de las ideas irracionales asociadas a ellos, que son de tipo negativo, y cambiarlas por ideas positivas,
es decir, tener el concepto de payaso como personaje que divierte y
entretiene a los niños en vez de alguien que causa miedo. La
psicoterapia
  basada en la desensibilización, la angustia
experimentada debería ir menguando. Las primeras sesiones suelen girar
en torno a la discusión y reflexión sobre el miedo, para posteriormente
empezar a ver imágenes relacionadas con el objeto de fobia. E
s efectiva para la resolución de la fobia a los payasos ya que permite a los pacientes familiarizarse poco a poco con los payasos de forma que el miedo disminuye gradualmente.

MªCarmen Martínez

El equipo de Psycospirity

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *