La publicación de la quinta edición del DSM( (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales) ha avivado un debate iniciado tiempo

atrás, desde el anuncio de los cambios en los criterios de diagnóstico propuestos por la APA.

En relación con la anterior versión (DSM-IV-R), publicada en 1994, el DSM-5 incluye cambios asociados a la organización de los trastornos
dentro del manual, basando su exposición en relación con su aparición
en el ciclo vital, esto es, los trastornos del desarrollo primero y los
neurocognitivos al final. A lo largo de todo el manual, los trastornos
se enmarcan en cuanto a la edad, sexo y características del desarrollo
del paciente, eliminándose el sistema de evaluación multi-axial, ya que
creaba “distinciones artificiales”.

Los cambios principales son:

1.- En lo referente al lenguaje los diferentes trastornos quedan agrupados en el apartado “Trastornos de la comunicación”.
Se incluye un nuevo trastorno: el trastorno de la comunicación social,
para indicar las dificultades que algunas personas tienen a la hora de
comunicarse socialmente. Aquí también se introduce una modificación, al tartamudeo se le denomina ahora trastorno de la fluidez”.

2.Las dificultades de aprendizaje de lectura, escritura y matemáticas se incluyen en le apartado llamado “Trastorno del aprendizaje especifico”. Este trastorno comprende la Dislexia y la Discalculia

3.El Autismo y el síndrome de Asperger
se encuentran ahora unidos bajo un mismo epígrafe: Trastornos del
Espectro Autista
. Esta categoría incluye además: el Trastorno
Desintegrativo Infantil
y el Trastorno Generalizado del Desarrollo.



4.El duelo no excluye el diagnóstico de depresión.
Si bien el DSM-IV excluía dentro de la depresión a las personas que
mostraban dichos síntomas tras la pérdida de ser querido en los dos
meses anteriores, el DSM-5 omite esta exclusión y el trastorno distimico premenstrual en mujeres.

5.En cuanto a la Esquizofrenia
se ha puesto la exigencia de la presencia de al menos dos síntomas del
criterio “A” para el diagnóstico de Esquizofrenia, y que al menos uno de
los criterios sea la existencia de delirios, lenguaje desorganizado o alucinaciones.



6.La inclusión del Trastorno de Estado de Ánimo Disruptivo y No Regulado, que caracteriza a los niños “con
irritabilidad persistente y frecuentes episodios de descontrol de
conducta (rabietas), tres o más veces a la semana durante más de un
año”,
con la finalidad de reducir el diagnóstico de trastorno
bipolar en la infancia, cuya prevalencia se ha visto aumentada debido a
que el DSM-IV-R incluía los problemas de irritabilidad crónica severa
dentro de esta categoría diagnóstica y, a menudo, eran considerados por
los profesionales sanitarios como un síntoma de manía en niños.

7.En lo referente al Trastorno Bipolar el criterio para su diagnóstico ha de tener en cuenta tanto los cambios en el estado de ánimo como los cambios en la actividad.


8.el Trastorno Obsesivo compulsivo, el Trastorno por estrés post-traumático, y el Trastorno por estrés agudo ya no están incluidos en los Trastornos de Ansiedad, sino que están incluidos en un nuevo capítulo llamado Trastornos relacionados con los traumas y los factores de estrés. En este capítulo se ha incluido también la Tricotilomanía y los celos obsesivos.

9.En el DSM-5 los Trastornos de pánico y la Agorafobia están separados. 

10.El trastorno por consumo de sustancias
se incorpora en el DSM-5 para agrupar los trastornos por abuso de
sustancias y la dependencia de sustancias. Además, se ha creado una
nueva categoría para recoger las “adicciones conductuales”, donde se
incluye el Juego Patológico (antes recogido en la categoría de
“trastornos de control de impulsos no clasificados”).


11.El Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad se ha modificado levemente para recoger la posibilidad de su diagnóstico en la etapa adulta. En niños, se ha cambiado la edad de aparición para el diagnóstico de TDAH (ahora los síntomas deben aparecer antes de los 12 años, en vez de antes de los 7 años).

12.El Trastorno Depresivo Mayor incluye
dos categorías que pretenden recoger con más exactitud la ideación
suicida: desorden del comportamiento suicida y autolesión no suicida.

13La transexualidad deja de considerarse un trastorno mental.
 
14.En el capítulo Trastornos somáticos y trastornos relacionados se incluye el Trastorno de ansiedad por enfermedad, antes llamada Hipocondría y la Pseudociesis o Seudociesis Y se ha añadido un trastorno nuevo denominado “factores psicológicos que influyen en otras afecciones médicas”.

15.En cuanto a los Trastornos de la conducta alimentaria y la ingesta de alimentos cabe destacar que para el diagnóstico de la Anorexia Nerviosa
ha de incluirse el criterio de la persona realice conductas
persistentes que interfieran en la ganancia de peso y se ha excluido la
exigencia de amenorrea o falta de menstruación.

16. En las Disfunciones sexuales el DSM-5 ha incluido el criterio de que para su diagnóstico han de tener una duración mínima de seis meses. La dispareunia y el vaginismo se han reunido en un solo trastorno, el Trastorno de dolor genito-pélvico/penetración

MCarmen 
Directora de Psycospirity

 

El equipo de Psycospirity

2 comentarios en «Diferencias entre el DSM IV y el DSM V»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *