Podríamos considerar que ésta es la forma de adquisición de
conductas que se encuentra en el lugar más bajo de la escala evolutiva:
prácticamente todos los organismos vivos que dispongan de algunas neuronas
pueden aprender mediante este proceso.
Se conoce como condicionamiento clásico y consiste en la
creación de una conexión entre un estímulo nuevo y un reflejo (conducta
refleja) ya existente. Dicho con otras palabras, es el proceso de aprendizaje consistente
en que un estímulo originariamente neutro (es decir, que no provoca ningún tipo
de respuesta), llega a poder provocar una gracias a la conexión asociativa de
ésta con el estímulo que normalmente sí provocaba dicha respuesta.
El condicionamiento clásico constituye tanto un proceso
fundamental de aprendizaje como una técnica para enseñar una respuesta
concreta. Este proceso de aprendizaje es el soporte teórico de muchas de las
técnicas de tratamiento psicológico que se aplican en la actualidad en diferentes
problemas psicológicos, obteniéndose magníficos resultados.
La historia del
condicionamiento clásico:
Comienza con las investigaciones del gran fisiólogo ruso
Iván Pavlov (1849-1936), sobre la fisiología de la digestión en los perros y,
más concretamente, sobre los mecanismos reflejos de la salivación de estos
animales.
A medida que avanzaba en sus investigaciones, Pavlov observó
que cuando los perros intuían el comienzo de la situación experimental, es
decir, cuando el experimentador entraba en el recinto donde se alojaban los
perros, éstos comenzaban a salivar y a segregar jugos gástricos antes de dar
comienzo al experimento. A estas secreciones Pavlov las denominó “secreciones
psíquicas”, porque creía que eran debidas a la “actividad mental” de los
perros.
Para demostrar que esas secreciones se podían producir ante
cualquier estímulo y no sólo ante la comida, realizó el siguiente experimento.
Eliminó, o aisló, la mayoría de los estímulos exteriores a la situación en que
se encontraba un perro hambriento; entonces hizo sonar una campana y, después
de medio segundo, le ofreció comida. Esta operación la repitió varias veces,
asociado la pareja de estímulos (campana-comida) y midiendo su secreción de
salivar por medio de un tubo con depósito insertado en la mejilla del animal.
Comprobó que, en los primeros momentos, el perro salivaba sólo cuando se le
ponía la comida en la boca, pero gradualmente iba produciendo saliva antes,
hasta que finalmente la salivación aparecía antes de la administración de la comida,
pero después del sonido de la campana. Parecía que el perro había aprendido a
anticipar la comida. El sonido de la campana, originalmente neutro a la
salivación, habita entonces adquirido la capacidad de hacer que el perro
reaccionara salivando.
A la creación de una conexión entre un nuevo estímulo (el
sonido de la campana) y un reflejo ya existente (salivación cuando la comida
está en la boca) es a lo que Pavlov llamó reflejo
condicionado.
Elementos del
aprendizaje por contigüidad o condicionamiento clásico:
·        
Estímulo
incondicionado (EI):
 Cualquier
estímulo intenso o potente que suscita de forma regular una respuesta no
aprendida y medible. En el experimento de Pavlov, el estímulo incondicionado
era la presencia de comida en la boca del perro.
·        
Estímulo
condicionado (EC):
Aquel estímulo originariamente neutro, es decir, que por
sí mismo no produce la respuesta antes de empezar el experimento, y que
antecede a la presentación y acompaña al EI. En los experimentos de Pavlov, el
EC era el sonido de la campana.
·        
La
Respuesta Incondicionada (RI):
El tercer elemento del condicionamiento
clásico es la respuesta incondicionada, que en los experimentos de Pavlov era
la salivación. Y es aquella que no es aprendida y que se puede medir cuando es
suscitada de forma regular por el estímulo incondicionado.
·        
La
Respuesta Condicionada (RC):
Aquella respuesta que es aprendida y que no es
exactamente igual a la RI, sino sólo semejante. Normalmente la RC tiene menor
intensidad que la RI; así, el perro de Pavlov que aprendió a salivar ante un
sonido, salivaba menos que ante la comida. En síntesis, la RC es propiamente la
respuesta que se provoca por la presentación aislada del EC, una vez que se ha
establecido la conexión EC-EI.
El proceso del
condicionamiento clásico:
La podemos resumir en la siguiente imagen:
Consiste en que un estímulo neutro que no suscita en
principio ninguna respuesta observable, tras sucesivas presentaciones contiguas
con el EI, que sí suscita la RI, se establece una asociación entre ambos
estímulos; de tal modo que, una vez que ha tenido lugar el condicionamiento, el
EC posee ya la capacidad de suscitar la respuesta condicionada sin la presencia
del EI.
Mediante el condicionamiento clásico aversivo también es posible
explicar en muchas ocasiones la adquisición de fobias a lo largo de nuestro ciclo vital.
A.M.J.

PsycoSpirity.
El equipo de Psycospirity

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *