El trato diferencial que reciben las personas basado en el aspecto, se denomina en Psicología «aspectismo» y es otra nueva forma de discriminación. A diario millones de personas sufren el rechazo de quienes consideran
que la belleza es una cualidad imprescindible para ejecutar bien un
trabajo.

El aspectismo se suele dar en los casos en los que la apariencia física de la persona se aleja de los cánones y estándares de belleza que
marca el sistema. «Todo lo que sea salirse de lo normativo es esperable
que en cierta medida, estas personas puedan ser víctimas potenciales de
este tipo de discriminación»

Un reciente estudio
publicado en la revista International Journal of Obesity y realizado
por investigadores de la Universidad de Manchester (Reino Unido) y la
Universidad de Monash (Australia) asegura que las mujeres obesas sufren
discriminación laboral. “Conviene planificar intervenciones y
estrategias que reduzcan los prejuicios (…) se manejan estereotipos
tales como atribuir comportamiento perezoso y glotón a los obesos”,
señala el doctor Kerry O’Brien. 

Lo peor del caso (además de que es muy complicado demostrar
que se ha sido rechazado por tener unos kilos de más o unos cabellos de
menos) es que todavía no se ha emprendido una lucha unánime en contra
del aspectismo. Y eso que mucha gente defiende que se trata de
la discriminación más extendida de cuantas existen. Según explican
sociólogos, psicólogos y economistas, en la actualidad el aspectismo tiene mayor entidad que el racismo o el sexismo. 

Pero
la discriminación en el plano que sea supone un delito, viene recogido
en el artículo 314 del Código penal y se castiga con pena de prisión de 6 meses a dos años o multa de 12 a 24 meses.
 

El equipo de Psycospirity

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *