El modelo topográfico de Freud, lo expone en la obra “la interpretación de los sueños” en 1990, durante la etapa fundacional y se denomina también como la Primera Tópica. Utiliza este término (tópica, etiologicamente: topos: lugar) como una metáfora espacial que señalaría unos lugares imaginarios por donde circularían los contenidos de la psique : incosciente, preconsciente y consciente.

Según Freud:
El inconsciente incluye recuerdos, sensaciones, fantasías e impulsos primitivos, que no son fácilmente accesibles a la conciencia. Es el nivel más determinante, es ilógico, atemporal, la parte más arcaica y próxima a la fuente pulsional. Está regido por procesos primarios, de manera que la energía circula libre y tiende a la descarga sin trabas y estos contenidos estarían sometidos a los mecanismos específicos de los procesos primarios, condensación y desplazamiento.
Buscan de continuo el acceso a la conciencia pero solo lo consiguen mediante un compromiso, es decir, después de haber sido sometidos a ciertas deformaciones.
Además estos contenidos los relaciona con los deseos más infantiles.
Por otra parte, tendremos el Preconsciente: el sistema intermedio del aparato psíquico, tiene contenidos no presentes en el campo de conciencia pero sí mas accesibles a ella que los contenidos del inconsciente. Pertenece al sistema de huellas mnésicas (de memoria) y está compuesto por representaciones de palabras. Sus contenidos serían susceptibles de conciencia con un esfuerzo de atención por parte del sujeto, por lo tanto, serían mas accesibles que el inconsciente con un poco más de esfuerzo. 
Y por último, nos encontraríamos con el Consciente, situado entre el mundo exterior y los sistemas mnemicos, se encarga de los procesos cognitivos, control de la motilidad, y de la relación con el mundo exterior. Estos contenidos pueden ser actualizados y autopercibidos por el sujeto, puesto que no están bajo la represión ni supresión.
El consciente y preconsciente están regidos por procesos secundarios, mas racionales y lógicos. El proceso primario va acompañado del principio de placer, mientras que el proceso secundario estaría supeditado al principio de realidad. 
Entre estas instancias, se encuentra el mecanismo de censura, que impide que la energía circule libremente de manera incontrolada de un lado a otro. Entre preconsciente y consciente,la censura se denomina selección o supresión y la situada entre preconsciente e incosciente, represión.
Por otro lado, se conceptualiza también el sistema de paraexcitaciones, un filtro que evita la irrupción dentro del psiquismo de estímulos externos demasiado violentos. 
Por ejemplo, Freud nos cuenta el caso de una paciente que ha sido violada, la cual tiene como síntoma la parálisis de su brazo izquierdo, a través de las sesiones de psicoanálisis, se llega a que esta mujer dispuso su brazo alrededor del violador, lo que evocaría la representación de “abrazar al violador”, como es una representación intolerable para ella, es algo demasiado violento, reprimiría este acto de colocar el brazo en torno al violador y aparecería en la consciencia la parálisis de este brazo. 
Anaís Martínez Jimeno. 
El equipo de Psycospirity

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *