Teniendo en cuenta la diversidad de hipótesis
acerca de la naturaleza de los trastornos generales
del desarrollo, en el momento actual estamos en
condiciones de afirmar que el Síndrome de Asperger
es un trastorno del desarrollo, de base
neurobiológica, que afecta al funcionamiento
social y a las actividades e intereses de las
personas que lo padecen.
Está vinculado a una disfunción del sistema nervioso central. 

Si consideramos
que el déficit nuclear del Síndrome de Asperger es el trastorno de la cognición
social, parece razonable atribuir un papel central a la amígdala y a la relación entre la amígdala y los circuitos frontoestriados, temporales y cerebelo, estructuras que
están involucradas en el desarrollo de la relación social. 

El síndrome de Asperger es un trastorno muy frecuente (de 3 a 7 por cada 1000
nacidos vivos) que tiene mayor incidencia en niños que niñas.
Ha sido recientemente reconocido por la comunidad científica siendo, pues aún
poco conocido entre la población general e incluso por muchos profesionales. 

La persona que lo presenta tiene un aspecto e inteligencia normal,
frecuentemente, habilidades especiales en áreas restringidas, pero tiene
problemas para relacionarse con los demás y presentan comportamientos
inadecuados. La persona Asperger presenta un estilo cognitivo distinto. Su
pensamiento es lógico, concreto e hiperrealista. Su discapacidad no es evidente,
sólo se manifiesta al nivel de comportamientos sociales inadecuados
proporcionándoles a ellos y sus familiares problemas en todos los ámbitos. 

De manera genérica, presentan desviaciones o anormalidades en los siguientes
aspectos del desarrollo: 

  • 💙conexiones y habilidades sociales 
  • 💙uso del lenguaje con fines comunicativos
  • 💙características de comportamiento relacionados con rasgos repetitivos o
    perseverantes 
  • 💙una limitada gama de intereses
  • 💙en la mayoría de los casos, torpeza motora 



Que permite hablar de un perfil neurocognitivo propio que presenta alteraciones en
los procesos mentales y funcionales que se manifiestan con las siguientes
dificultades: 

  • 💙Déficit en el procesamiento de la información compleja. 
  • 💙Déficit en el razonamiento abstracto y poca capacidad para generar
    representaciones mentales, inhibiendo por tanto el desarrollo de nuevas
    conductas y pensamientos, el pensamiento hipotético y las interacciones
    flexibles con el medio social. 
  • 💙Dificultad de organización simultanea de diferentes acciones que forman un
    todo. 

Os dejamos estas infografías a modo de resumen:

Anaís María Martínez Jimeno
Psicóloga.
Máster en Intevención con personas de educación especial.

El equipo de Psycospirity

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *