El trastorno bipolar es una enfermedad que puede afectar aproximadamente a 2 de cada 100 personas teniendo igual incidencia en ambos sexos.

Este trastorno se puede describir como una enfermedad mental en la que se produce una alteración de los mecanismos bioquímicos que regulan las emociones y el humor, sin olvidarnos de la importancia que tienen los factores psicosociales.

Las personas que lo padecen experimentan cambios inusuales en el estado de ánimo, en la energía y en la conducta. Estas personas tienen fases de “subidas” y de “bajadas” denominadas manía o depresión. 

Hemos de decir que se puede lograr una estabilización gracias al tratamiento farmacológico y psicológico.



ESTADOS DEL TRASTORNO BIPOLAR:

Estado maníaco
  • 👉La primera manifestación es la progresiva falta de sueño, llegando a dormir 2-3 horas y levantándose eufóricos y con mucha energía. 
  • 👉También es frecuente la aparición de irritabilidad cuando se sienten contrariados. 
  • 👉Suelen sentirse con más confianza en sí mismos, en los proyectos que tienen en mente, los gastos e incluso una activación mayor de la líbido y deseo sexual. 
  • 👉Tienden a infravalorar los riesgos poniendo en peligro su propia salud y la de los demás. A veces, la intensidad de la euforia es tan grande que pierden el contacto con la realidad llegando a producirse síntomas psicóticos como delirios o alucinaciones. 
  • 👉Las relaciones interpersonales se ven muy afectadas pudiendo producirse en algunas ocasiones separaciones y despidos.
Estado hipomaníaco:
Es la forma suavizada de la manía, los síntomas son menos intensos, no requieren de hospitalización ni tampoco se producen episodios psicóticos como si ocurre en el estado maníaco. 
Este estado se percibe como una sensación de bienestar y mayor creatividad.
Aumenta el consumo de alcohol y diversas sustancias. 

Estado depresivo: la depresión es uno de los polos del trastorno bipolar siendo el más frecuente. La mayoría de los trastornos bipolares comienzan con un estado depresivo, con lo cuál tendremos que tener especial atención a la sintomatología por si nos encontramos ante un TB y no una TDM. Si se trata de esto, el tratamiento requerirá de la utilización de un fármaco estabilizador del humor como el litio, nunca un antidepresivo ya que puede virar hacia la fase maníaca.

Os dejamos una infografía sobre las características de la fase depresiva en el TBipolar (TB), que suele ser prácticamente la misma sintomatología que en un trastorno depresivo mayor (TDM):

Remisión: los pacientes bipolares pueden pasar largos períodos de tiempo sin síntomas. Este es el objetivo que debe perseguirse para todos los pacientes con esta afección.

TIPOS DE TRASTORNOS BIPOLARES:
En función de la intensidad de los síntomas tenemos dos tipos diferentes de trastorno:
Tipo 1: se caracteriza por fases maníacas intensas  y pueden ir acompañados o no de depresiones.
Tipo 2: se caracteriza por intensas depresiones y fases de euforia moderadas llamadas: hipomanía. Es frecuente que se de más sociabilidad y menos timidez.

CAUSAS:
Los factores genéticos podrían ser la causa principal de la enfermedad ya que existe un riesgo promedio 10 veces superior entre los familiares adultos de los pacientes con TB I y II.  Las alteraciones genéticas implican una disfunción en el sistema límbico, que son un conjunto de estructuras del sistema nervioso central cuya función es la regulación del estado del ánimo, entre otras. 
En algunas personas genéticamente predispuestas a sufrir la enfermedad, algunos aspectos del entorno como las drogas o el alcohol pueden desencadenar el inicio de síntomas. 
Como factores de riesgo ambientales se ha encontrado que en los países ricos es más frecuente que en los pobres, y que existen mayores tasas del trastorno bipolar I entre los separados, divorciados y viudos que entre las personas casadas y las que nunca lo han estado. 

EVOLUCIÓN:
Con el tratamiento adecuado, la evolución es generalmente buena, sin él habrá irremediablemente recaídas.
Esta afección suele comenzar aproximadamente sobre los 18 años para el TB I, aunque puede darse a lo largo de todo el ciclo vital, ¡incluso con cuadros iniciales a los 60-70 años!
El primer episodio se puede deber a un factor estresante ambiental pero los siguientes pueden ser por factores externos. 
Algunos pacientes suelen recaer en las mismas fechas, las mas comunes son: depresión en primavera, otoño e invierno y manía en verano. 

Algo que debemos evaluar siempre es el riesgo de suicidio. Se estima que es 15 veces superior al de la población general y el trastorno bipolar supone un cuarto de todos los suicidios consumados.

Aunque muchos individuos recuperan un nivel funcional completo entre los episodios, aproximadamente un 30% presenta una alteración grave de la función el ámbito laboral. 
La recuperación funcional es más tardía que la sintomática, especialmente la ocupacional, lo que hace que, a igualdad de nivel educativo, el nivel socioeconómico sea menor que entre la población general. 

BASES DEL TRATAMIENTO: CÓMO ACTUAR:
Nos encontramos ante el trastorno para los que más tratamientos farmacológicos hay y en los que más se ha avanzado:

Tratamiento de mantenimiento: durante los periodos de remisión le ayudará:
  • 👉Tomar el tratamiento farmacológico asignado.
  • 👉Dormir 8/9 horas en un ciclo regular
  • 👉Realizar actividad regular como ejercicio físico
  • 👉Estar atentx a la aparición de síntomas
  • 👉Gestionar el estrés
  • 👉Aceptar la enfermedad (lo que se tiene, se tiene y no pasa nada, sólo hay que actuar en consecuencia para mitigar los síntomas)
  • 👉Y evitar el consumo de tóxicos.

Los fármacos utilizados en este periodo regulan el estado del ánimo y evitan las recaídas tanto maníacas como depresivas. El más utilizado y el que mejor respuesta tiene es el LITIO.

Tratamiento de los episodios depresivos:
Cuando el paciente empieza a experimentar los primeros síntomas depresivos y para intentar evitar añadir más tratamientos, se pueden poner en marcha una serie de medidas como:
  • 👉Dormir unas 8h aproximadamente.
  • 👉Aumentar las actividades y el ejercicio físico
  • 👉Trabajar la culpabilidad
  • 👉Retrasar la toma de decisiones (ahora no es el momento de tomar ninguna decisión, es momento de cuidarse)
  • 👉Fijarse metas concretas y realistas

En esta fase los tratamientos farmacológicos que se utilizan son estabilizadores del humor y en algunos casos antidepresivos.


Tratamiento de los episodios maníacos:
Cuando el paciente empieza a experimentar los primeros síntomas de manía debemos actuar con rapidez. Deberemos:
  • 👉Consultar urgentemente al psiquiatra.
  • 👉No abandonar el tratamiento
  • 👉Evitar el consumo de alcohol y otras drogas
  • 👉Regular el sueño
  • 👉Controlar la hiperactividad, realizando ejercicios y actividades que produzcan calma
  • 👉Confiar en las personas del entorno

En esta fase se usan fármacos que frenan los síntomas de subida como son los antimaníacos, antipsicóticos o neurolépticos.



Esperamos que este artículo te haya servido de orientación y ayuda. Como siempre os decimos si te sientes identificadx con algunos de estos síntomas, no dudes en acudir a un especialista de la salud mental más cercano y de confianza. 

Para cualquier otra cosa, podéis preguntarnos en los comentarios del blog o escribirnos un correo a psycospirity@gmail.com y os resolveremos las dudas si así lo necesitáis. 

Anaís Mª Martínez Jimeno
Mª Carmen Martínez Fernández
Graduadas en psicología
PSYCOSPIRITY.















El equipo de Psycospirity

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *