La bioinformación conocida también por su nombre inglés,
biofeedback, es otra técnica de gran ayuda para adquirir la habilidad de
relajarse.
La idea principal sobre la que descansa esta técnica es que la
información o el conocimiento de los resultados de la ejecución pasada pueden
ser utilizados para controlar la conducta futura, de la misma forma que los
antiguos marineros griegos mantenían el rumbo de sus barcos observando la
desviación producida por los movimientos del timón.
El nacimiento de la bioinformación se vio también potenciado
por el auge que a partir de los años 50, fue tomando la teoría cibernética en
cuyos principios se basa, y por el rápido desarrollo de la ingeniería
electrónica que permitió la creación del sustento tecnológico que esta técnica
necesita.
De forma exacta, la bioinformación fue definida por Birk
(1973) como el empleo de instrumentos monitores, para detectar y amplificar
procesos fisiológicos internos, con objeto de poner a disposición del sujeto
esa información, ordinariamente fuera de su alcance, haciendo de este modo
posible su control y modificación. 
Las principales teorías que se han propuesto para describir
los efectos del entrenamiento en biofeedback están basadas en dos
aproximaciones conceptuales históricamente distintas:
  • El aprendizaje: desde la investigación del condicionamiento
    operante de las respuestas autónomas basado en la importancia del refuerzo.
  • El procesamiento de la información: desde el punto de vista
    de los modelos informacionales incluidos dentro de la rama de la cibernética y
    del análisis de sistemas.

Estos aparatos proporcionan al paciente información
inmediata sobre las variaciones en las respuestas fisiológicas monitorizadas,
mediante señales externas proporcionadas al nivel de ejecución o control de la
función, y de acuerdo con principio básicos del aprendizaje.
Por lo tanto, conocer los datos concretos de nuestro estado
fisiológico en un determinado momento gracias al instrumento biofeedback, nos va
a permitir poder captar qué es lo que nos está produciendo (en caso de
ansiedad) esta activación elevada y poder manejarla con ayuda de otras
técnicas, ya sean conductuales o cognitivas, dependiendo de cuál sea necesaria
en ese caso. 
¡Que tengáis un buen Lunes!
A.M.J.

El equipo de Psycospirity

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *