Erikson fue un psicólogo freudiano, lo que significa que acepta las ideas de Freud como correctas, incluyendo el complejo de Edipo.Es muy conocido por su trabajo sobre la redefinición y expansión de la teoría de los estadios de Freud.

Afirma que los seres humanos con un desarrollo sano deben pasar a través de ocho etapas entre la infancia y la edad adulta tardía. En cada etapa, la persona se enfrenta, y es de esperar que domine, nuevos retos.


Cada fase comprende ciertas tareas o funciones que son psicosociales por naturaleza. Aunque Erikson les llama crisis por seguir la tradición freudiana, el término es más amplio y menos específico.

Para él, en cada una de las etapas por las que pasa la vida, el ser
humano desarrolla una serie de competencias determinadas; es decir, para
el crecimiento emocional de los niños estos deben desarrollarse en un
orden determinado, siendo fundamental la socialización de los niños para
que estos puedan desarrollar su propia identidad personal de una manera
sana.
Si en esa etapa de la vida la persona ha adquirido la
competencia que corresponde, esa persona sentirá una sensación de
dominio que denominó como fuerza del ego. Entonces, la
persona que ha adquirido la competencia, saldrá con una sensación de
suficiencia que le ayudará a resolver los retos que tendrá que superar
en la siguiente etapa de su vida.
Otra de las características fundamentales de la teoría de Erikson es que cada una de las etapas de la vida se ve marcada por un conflicto,
que es lo que permite el desarrollo del individuo. Cuando la persona
resuelve cada uno de los conflictos esto le hace crecer
psicológicamente.
En la resolución de estos conflictos, el ser humano encuentra un gran potencial para el crecimiento, pero como toda moneda tiene su cara y su envés también podemos encontrar un gran potencial para el fracaso.

Los 8 estadios psicosociales

1. Confianza – Desconfianza

Este estadio se da desde el nacimiento hasta los dieciocho meses de vida del bebé y depende de la relación o vínculo que se establezca con la madre.
El vínculo será el que determine los futuros
vínculos que se establecerán con las personas a lo largo de su vida; es
la sensación de confianza, vulnerabilidad, frustración, satisfacción,
seguridad… la que puede predeterminar cómo se relacione.
La crisis que
marcará el cambio de etapa y a la que tiene que enfrentarse en este
caso es al miedo que puede sentir hacia lo desconocido y hacia el mundo
exterior, la dependencia y la desconfianza del mundo.

2. Autonomía vs Vergüenza y duda

 Desde los 18 meses hasta los 3 años


En este estadio el niño emprende su desarrollo cognitivo y muscular,
cuando empieza a controlar y ejercitar los músculos que se relacionan
con las eliminaciones del cuerpo.
La figura más relevante en este
estadio son los padres y si no logran superar este estadio, hablaremos
de un punto de fijación de dependencia y vergüenza, con una autoestima deficitaria.

3. Iniciativa vs Culpa

desde los 3 hasta los 5 años aproximadamente y la figura más relevante es la familia.

El
niño comienza a desarrollarse rápidamente tanto física como
intelectualmente, comienza a tener interés por relacionarse con otros
niños, probando sus habilidades y capacidades. Los niños tienen
curiosidad y es bueno que se les motive para desarrollarse creativamente.
En
el caso de que los padres respondan de forma negativa a las
preguntas de los niños o a la iniciativa de estos, es probable que les
genere culpabilidad por sentir que no son lo suficientemente buenos.

4. Laboriosidad vs Inferioridad

Entre los 6-7 años hasta los 12 años y una de las figuras relevantes que se incluyen son los profesores.


Los niños suelen mostrar un interés genuino por el funcionamiento de las cosas
y tienden a intentar hacerlo todo por ellos mismos, con su propio
esfuerzo. De ahí, es tan importante la estimulación positiva que pueda
recibi.
En el caso de que esto no sea bien acogido o sus fracasos motiven las comparaciones con otros, el niño puede desarrollar cierta sensación de inferioridad que le hará sentirse inseguro frente a los demás.

5. Búsqueda de Identidad vs. Confusión de Identidad

 Se da durante la adolescencia,
es el momento en que una pregunta ronda constantemente por su cabeza
¿quién soy? Por tanto, en este estadio es el momento en el que uno se
adentra en los grupos.
Comienzan a mostrarse más independientes
y a separarse de los padres, quieren pasar más tiempo con sus amigos y
empiezan a pensar en el futuro como lo que quieren estudiar, en qué
trabajar, la independencia física, etc.
 Comienzan a
explorar sus propias posibilidades y comienzan a desarrollar su propia
identidad.
En el caso de que no pueda salir airoso de este estadio es probable que se sienta atraído hacia el ofanatismo


6. Intimidad frente a aislamiento

 Suele darse desde los 21 años hasta los 40 años, aproximadamente, y las figuras más importantes son los amigos.
La forma de relacionarse cambia, uno comienza a buscar relaciones más íntimas
que ofrezcan y requieran de un compromiso por ambas partes, una
intimidad que produzca una sensación de seguridad.
Cuando se evita este tipo de intimidad suele aparecer la promiscuidad
y la soledad, prefiriendo las relaciones superficiales pero en las que
uno no entrega nada de sí mismo que el exponerse a otra persona.

7. Productividad frente a estancamiento

Este estadio comienza desde los 40 hasta los 60 años aproximadamente y la figura más relevante es la familia junto con el trabajo.
Es un momento en el que la persona se dedica a su familia,
una búsqueda de equilibrio entre la productividad y el estancamiento.

El estancamiento sería ese momento en el que uno se pregunta qué es lo que hace aquí sino sirve para nada, se siente estancado sino poder ofrecer nada al mundo, por lo que suele introducirse en una dinámica de no parar de hacer cosas para sentirse útil sin darse cuenta de que está dejando a un lado el cuidado de la familia.


8. Integridad del yo frente a desesperación

Este estadio se da desde los 60 años hasta la muerte y la figura más relevante es el ser humano.
Es
un momento en el que uno ya deja de ser productivo, o al menos no como
lo fue entonces. Un momento en el que la vida y la forma de vivir
cambian completamente, los amigos y familiares se van muriendo, uno
tiene que afrontar los duelos que provoca la vejez, tanto en el propio cuerpo como en el de los demás.
La sabiduría
es la mayor virtud que uno puede tener en estos años de vida pero,
cuando uno se preocupa únicamente de la muerte, el sentimiento más
predominante es la desesperanza.

El equipo de Psycospirity

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *