La hipnosis se define como “un procedimiento durante el cual, el profesional de la salud realiza sugestiones a un cliente para que experimente cambios en sensaciones, pensamientos o conductas”

Aunque hay diversas formas de provocar la sugestión, suelen primar las de relajación, calma y bienestar. También las personas responden de diversas formas, algunas lo describen como un estado alterado de consciencia, otras como un estado de concentración de la atención, en el que se sienten tranquilos y relajados.
Algunas son my facilmente hipnotizadas y otras les cuesta más, seguramente por el miedo y/o las preocupaciones. las personas no pierden el control sobre su conducta en estado de trance ( estado en el que se encuentra una persona hipnotizada) también recordarán lo que ha sucedido durante este periodo de tiempo.

Proceso hipnótico

Cuenta con distintas fases que exponemos a continuación:

  1. Pruebas de sugestionabilidad: Se dedica a conocer si el paciente es hipnotizable o no, y si lo es, en que grado. también permite identificar el mejor método de inucción para esa persona.
  2. Inducción:  Procedimiento por el cual se consigue que el sujeto llegue a estado de “Trance”
  3. Profundización en la hipnosis: Una vez inducido el trance, se ha de alcanzar cierta profundidad. Se emplean técnicas más o menos formales, dependiendo del terapeuta.
  4. Sugestiones terapéuticas: Esta fase se dedica a suministrar las sugestiones relativas al problema por el que acudió el paciente, el objetivo es paliar de forma estrategica, los síntomas que aparecen.
  5. Deshipnotización: Se termina el proceso con esta fase. Se pretende que el paciente salga del trance.

La hipnosis es efectiva en el tratamiento del dolor crónico, en los
trastornos del estado de ánimo y en los trastornos de ansiedad, en los
trastornos gastrointestinales, en las enfermedades de la piel, en la
recuperación post-quirúrgica, en el alivio de las náuseas y los vómitos,
en el parto, y en el tratamiento de la hemofilia. A pesar de su amplio
uso, no puede ser utilizado para todos los problemas psicológicos y/o
médicos, ni pueden utilizarse con todos los clientes. La decisión de
usar la hipnosis como complemento del tratamiento llevado a cabo sólo
debe hacerse en consulta con un psicólogo cualificado que haya sido
entrenado en el uso y limitaciones de la hipnosis clínica.

Mª Carmen Martínez

Fuente: Libro tratamientos psicodinámicos Uned
 

El equipo de Psycospirity

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *