El líquido cefalorraquídeo, conocido como LCR, es un líquido de color transparente, que baña el encéfalo y la médula espinal. Circula por el espacio subaracnoideo, los ventrículos cerebrales y el canal medular central.
La función del líquido cefalorraquídeo es la de proteger, alimentar,
lubricar, ayudar en la función eléctrica al sistema nervioso central,
entre otras. Proporciona el medio más adecuado para la
supervivencia y función del principal sistema de coordinación y
comunicación del cuerpo humano. Tanto el cerebro como la médula espinal son los órganos más protegidos del cuerpo,se encarga de la eliminación de residuos y funciona como un aislante eléctrico de la médula espinal.



¿Cómo circula? 


Fluye desde los ventrículos laterales y penetra en el espacio
subaracnoideo, que abarca tanto la corteza como la médula espinal. La
absorción del líquido se produce en las vellosidades aracnoideas, todas las superficies ependimarias de los ventrículos y las membranas
aracnoideas secretan cantidades adicionales de líquido y una pequeña
cantidad proviene del propio encéfalo, a través de los espacios
perivasculares que rodean los vasos sanguíneos que ingresan en el
encéfalo.
La cisterna magna se continúa con el espacio subaracnoideo que rodea
todo el encéfalo y la médula espinal. Luego, casi todo el líquido
cefalorraquídeo fluye a través de este espacio hacia el cerebro.
encontrándose en mayor número en el seno sagital superior.



¿De qué está compuesto? 


El líquido cefalorraquídeo tiene diversos componentes de gran
importancia para el mantenimiento del sistema nervioso, como vitaminas
( B), electrolitos, leucocitos, aminoácidos,
colina y ácido nucleico
. Cuenta además con una cantidad de albúmina como principal componente proteico y una gran cantidad de glucosa, muy importante para el cerebro.





Trastornos derivados  



Si se presentan problemas en la síntesis o circulación del líquido, se pueden presentar diversos trastornos: 



-Hidrocefalia


Es la acumulación de una cantidad excesiva de líquido cefalorraquídeo en
el cerebro. Demasiado líquido ejerce una presión dañina para el
cerebro.  



La hidrocefalia puede ser congénita, que se presenta al nacer. Sus
causas incluyen problemas genéticos y problemas que se desarrollan en el
feto durante el embarazo. El principal signo de la hidrocefalia
congénita es una cabeza con un tamaño fuera de lo normal.
La hidrocefalia puede causar daños permanentes en el cerebro y provocar problemas con el desarrollo físico y mental.

MCarmen

Directora de psycospirity

El equipo de Psycospirity

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *