Los límites anatómicos externos vienen marcados por la cisura de Silvio o lateral, que lo separa de los lóbulos parietal y frontal. En el fondo de la cisura de Silvio se localiza en lóbulo de la ínsula.


  • Superficie externa o neocórtex: comprende la circunvolución de Heschl (áreas 41 y 42, auditivas, primaria y secundaria, respectivamente), área de Wernicke (22, que es donde se decodifica el lenguaje).
  • Superficie interna o paleocórtex: esta integrada por giro fusiforme (que se encarga del reconocimiento de caras familiares), la circunvolución parahipocámica (sentimiento consciente), el uncus, hipocampo y amígdala.







¿Las funciones básicas de éste lóbulo?

  • procesar la audición, 
  • integrar las sensaciones que proceden de diferentes sentidos, 
  • memoria, 
  • lenguaje comprensivo y 
  • la regulación emocional.

¿Qué ocurre si se lesiona este lóbulo?

  • Sordera cortical: implica la sordera total por destrucción bilateral de las circunvoluciones de Heschl (41, corteza auditiva primaria y 42, corteza auditiva secundaria) o de las radiaciones auditivas. 
  • Hemianacusia: por afectación uniltareal de la circunvolución de Heschl (áreas 41 y 14) o de las radiaciones auditivas. Debido a la bilateralidad de las proyecciones hemisféricas de las vías auditivas, el individuo percibe sólo un trastorno mínimo. La hemianacusia total aparece cuando el individuo está colocado en una situación de escucha dicótica.
  • Paracusias o Alucinaciones auditivas elementales (sonidos diversos, murmullos,etc), cuando la lesión es en la parte lateral superior del lóbulo temporal de cualquier hemisferio, mientras que las alucinaciones complejas como temas musicales, se relacionan más con el hemisferio dominante. 
  • Agnosias visuales, cuando las lesiones están situadas en la zona temporo-parieto-occipital. Van a estar dirigidas a objetos, cuando la lesión sea izquierda y a dibujos cuando sea derecha. La prosopagnosia ocurrirá en lesiones bilaterales. 
  • Agnosias auditivas, cuando las lesiones sean en áreas asociativas del lóbulo temporal, con déficit para reconocer el significado de los estímulos acústicos verbales cuando sea izquierda o no verbales cuando sea derecha, sin que existan déficit sensoriales. 
  • Afasias: cuando son lesiones izquierdas, pueden ser la anómica, de wernicke, de conducción, sensorial transcortical…
  • Amnesia anterógrada: cuando son lesiones bilaterales de las regiones mesiales de los lóbulos temporales (fundamentalmente hipocampo). Consiste en la incapacidad para aprender material nuevo. Si son izquierdas: material verbal, si son derechas material no verbal. 
  • Personalidad: es típico en pacientes con epilepsia del lóbulo temporal. Excesivo énfasis en los detalles, pedantería, egocentrismo, paranoia y agresividad. La localización derecha conlleva, más frecuentemente, cambios emocionales, tristeza, hipermoralismo e hipergrafía. La localización izquierda cursa con excesiva religiosidad, pérdida del sentido del humor, conductas explosivas con agresión, destacado interés en temas filosóficos y sentido de destino personal. 
  • Síndrome de Klüver-Bucy: lesión en la corteza temporal medial, incluyendo a la amígdala, uncus e hipocampo. Los síntomas son: conducta pasiva e indiferente, hiperoralidad (tendencia a examinar los objetos oralmente) con ingesta compulsiva, hipermetamorfosis (tendencia impulsiva y continua a tocar objetos, debido a la dificultad para el control de la atención sostenida), hipersexualidad, y desaparición de las respuestas de miedo. 
Anaís Martínez Jimeno
Graduada en psicología por la UNED.

Psicobiología. Neuroanatomía. CEDE
El equipo de Psycospirity

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *