¿No os ha pasado, que en algún momento os habéis puesto a hablar en voz
alta con vosotros mismos?
Este tipo de habla, es el que denominó en primer momento Piaget como habla
egocéntrica y mas tarde posteriores autores la denomina habla privada.
Antes de explicar la función que tiene este tipo de habla, es importante
explicar la función que tiene el lenguaje en los seres humanos.

EL LENGUAJE

El lenguaje es una herramienta psicológica que nos determina como especie y
que en cierto modo nos hace únicos, puesto que ninguna especie tiene un
lenguaje tan rico como el nuestro. A partir de un conjunto finito de palabras
nosotros construimos y creamos infinidad de frases, además cada frase con una
expresión y función diferente, ya que no es lo mismo decir “¿me pasas la
sal?”, que decir “¡Me pasas la sal!”.
El lenguaje social, o el lenguaje que utilizamos como vehículo de
comunicación entre las personas ha sido bastante estudiado, dejando a un lado
al habla privada. 


ESTUDIOS SOBRE EL HABLA PRIVADA

Piaget fue el primer autor que señaló este tipo de habla en los niños,
denominándola habla egocéntrica, ya que pensaba que este tipo de lenguaje
precedía al social y que demuestra que el niño aún no tiene un cambio de
perspectivas, y no domina perfectamente la comunicación. Para él, éste tipo de
habla es un paso a la descentración para alcanzar la función comunicativa ( de
mi mundo a tu mundo).
Vygotski quiso refutar los estudios de Piaget y encontró, que el habla egocéntrica,
no precede al social y comunicativo, sino al revés, el lenguaje tiene que estar
primero internalizado como un uso comunicativo, y después se utilizaría como un
instrumento de pensamiento. Por lo tanto, primero como instrumento de
comunicación social y después autorreferencial. 
Autores posteriores siguen la misma línea que Vygoski, afirmando que el
habla egocétrica es una herramienta que utilizamos para regular nuestros
pensamientos y comportamientos. 

Según el experimento realizado en 1929 de Vygotski y Luria, replicando a
 Piaget propusieron las siguientes hipótesis:
  • que ante más personas, los
    niños emitían mas habla egocéntrica, 
  • que cuanto mas demandante era
    la tarea, mayor tasa de habla egocéntrica y 
  • que cuando los niños tenían
    menos ilusión de ser comprendido, disminuía la tasa de habla egocentricas

CONCLUSIONES

Los resultados de las primeras pruebas no quedaron claras.En 1992, Rafael Diaz y Laura Albert, encontraron que la causa de que los
resultados anteriores  no fueran significativos se debía a que variaba la
dificultad de las tareas y así sus resultados. 
Lo que si se llegó a demostrar es que el habla privada (ya no se denomina
egocéntrica) es una 
herramienta de solución de problemas. Los
adultos utilizamos el lenguaje como medio de regulación ante tareas que
consideramos desafiantes, ya que nos ayuda a centrarnos en el problema en
cuestión para encontrar una solución. 


Anaís María Martínez Jimeno
El equipo de Psycospirity

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *