La psicopatía
está presente en una de cada cien personas. La incapacidad de estos personajes
para ponerse en el lugar de otras personas, unido a su impulsividad e
inclinación hacia el comportamiento violento nos obligan a estar alerta.

Estadísticamente hablando, un uno por ciento de la población total padece
psicopatía
. Eso quiere decir que durante tu vida te has relacionado y te
vas tener que relacionar con un par de ellos.

¿Qué es un
psicópata?

El psicópata se caracteriza por su falta de empatía, la incapacidad para
ponerse en el lugar de otros, la falta de conciencia y remordimiento, la
impulsividad, la irresponsabilidad y la irritabilidad. Todos ellos, factores
que nos alentarían a mantenernos fuera de su alcance. Si bien otras de sus
características son como señala Vicente Garrido en su libro “El
psicópata. Un camaleón en la sociedad” (editado por Algar) su habilidad para encandilar, para
seducir, su encanto y su fuerza de convencimiento, al principio antes de que
sepamos quienes son realmente su presencia nos puede estimular, pudiendo llegar
a pensar que nos encontramos ante una persona interesante… es el denominado glamour
del psicópata
.
El psicópata es el manipulador por excelencia, gracias a su
inteligencia y astucia, consigue enredar a los demás. Para el psicópata lo
lógico es la consecución de sus fines. Saben la diferencia entre el bien y el
mal, conocen las normas y las leyes, pero simplemente no les importa lo más
mínimo. Como no les importan el dolor o el sufrimiento que sus acciones pueden
causar en los demás, lo único que es relevante es qué van a sacar ellos de sus
acciones. Sin arrepentimientos, ni sentimientos de culpa posteriores, sin miedo
ni ansiedad… un perfecto depredador.
Pero entonces, ¿están locos? Tal vez estos fragmentos, ambos
recogidos del libro de Vicente Garrido, nos aclaren que el psicópata no
presenta un deterioro de la realidad, es decir, saben cuál es la realidad:

“Esta es la
esencia de la psicopatía: el sujeto no es un psicótico, no tiene alucinaciones
o delirios, no se cree Napoleón ni siente que les persigue la KGB; tampoco
tiene crisis de ansiedad o conflictos psicológicos que lo hagan un sujeto
neurótico; sin embargo, su mundo emocional es limitado. Él como ser una humano,
es un completo “autista”
“El psicópata está
libre de alucinaciones y delirios que constituyen los síntomas más
espectaculares de la esquizofrenia. Su normalidad aparente, su máscara de
cordura
, lo hacen por ello más difícil de reconocer, y lógicamente más
peligrosos”

¿Qué hacer
con los psicópatas?

Según Robert Hare, la psicopatía aparece entre los tres y los cinco años,
tanto en familias estables como inestables. Es decir el psicópata puede
proceder de cualquier familia
. Pero existen distintos grados y no todo
psicópata termina convirtiéndose en criminal, aun así, sería preferible no
tenerlo ni como jefe, ni como padre, ni como pareja.
La psicopatía no se cura. Al menos hasta el momento no se ha descubierto
ninguna terapia eficaz
. De hecho, tal y como Robert Hare señala “Se ha
intentado todo pero no hay nada que funcione”. Es decir, que desde este punto
de vista el panorama es bastante desalentador. Los programas de rehabilitación
funcionan al revés para ellos.

Como protegernos
de los psicópatas

Nuestro mayor hándicap a la hora de protegernos de un psicópata es nuestra
tendencia a pensar que la gente que nos rodea es igual que nosotros. Como dice
Robert Hare “tendemos a pensar que la gente es buena, inherentemente buena.
Creemos que si les das la oportunidad todo irá bien (…) Y no es así, no es tan
fácil”.
Vicente Garrido lo explica de este modo “En cierto sentido los
psicópatas juegan con ventaja. Presumen (muchas veces correctamente) que no
vamos a creer que en realidad “ellos son así”. Que buscaremos alguna lógica,
algo que pueda ayudarnos a caminar por ese sendero de la sinrazón. Pero
mientras tanto ellos actúan
“. Más adelante continua diciendo “el
problema no estriba en que el razonamiento lógico este dañado. La lógica
existe, aunque sea perversa”.
Más allá de las continuas mentiras, manipulaciones y argucias del psicópata,
el problema a la hora de enfrentarnos a ellos es nuestra incapacidad para creer
que realmente son así. Que no les importamos en absoluto y que no nos ven más
que como meros objetos, instrumentos para conseguir sus fines o saciar sus
ansias egocéntricas.
El psicópata es demasiado impulsivo, como explica Vicente Garrido “tu mayor
ventaja frente a este personaje es tu constancia y tu firmeza. Él es de naturaleza
voluble, y no va a matarse por conseguir algo”.
Aunque en definitiva, el mejor consejo es el de mantenernos lo más lejos
posible de ellos.

El equipo de Psycospirity

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *