El trastorno de ansiedad social o
fobia social, es una condición psiquiátrica caracterizada por un intenso miedo
y evitación de situaciones sociales, sobre todo las que puedan implicar
juzgamiento u observación excesiva
por parte
de los demás, afecta hasta un 13 por ciento de los estadounidenses y los
europeos.
La mayoría de las personas nunca
reciben tratamiento para el trastorno. Para aquellos que lo hacen, la
medicación es el tratamiento más accesible porque hay una escasez de
psicoterapeutas entrenados.
El trastorno de ansiedad social
suele comenzar en la adolescencia o edad adulta temprana, afecta a hombres y
mujeres de igual manera y altera gravemente el funcionamiento diario de una
persona al impedir la formación de relaciones, al afectar negativamente en el
rendimiento en el trabajo o la escuela y mediante la reducción de la calidad de
vida en general,
pues es muy limitante. Debido a
que afecta a las personas en momentos críticos de su desarrollo social y
educativo, puede tener consecuencias importantes y duraderas.
Es importante no confundir éste
trastorno con la timidez, pues aunque los síntomas puedan llegar a ser
parecidos, la timidez no es patológica y no limita tanto el funcionamiento en
la vida diaria de una persona como con la ansiedad social.
“La ansiedad social es algo más
que la timidez”
, dice Evan Mayo-Wilson, un
científico de investigación en el Departamento de Epidemiología en la Escuela
Johns Hopkins Bloomberg de Salud Pública. “Las personas con este trastorno
pueden experimentar un deterioro severo de rehuir amistades para rechazar las
promociones en el trabajo que requieran una mayor interacción social.
La
buena noticias es que la ansiedad social es tratable. Ahora que sabemos lo que
funciona mejor, tenemos que mejorar el acceso a la psicoterapia para los que
sufren “.
Algunas características son
evitar situaciones como: hablar en público, hablar por teléfono en público, ir
a reuniones, fiestas o eventos sociales, ser vistos en público comiendo o
bebiendo o interactuar con gente nueva.
También se dan síntomas
fisiológicos como: enrojecimiento, alteración del pulso, temblores, sudoración
y alteración del ritmo cardiaco y respiratorio.
Antes de seguir leyendo te invito
a ver este documental sobre el Trastorno de Ansiedad y las Crisis de Pánico:
Se llevó a cabo una investigación
que recopiló y analizó los datos de 101 ensayos clínicos que comparan varios
tipos de medicación y terapia, fue una colaboración entre la Escuela Johns
Hopkins Bloomberg de Salud Pública de la Universidad de Oxford y la University
College de Londres, donde Mayo-Wilson trabajó anteriormente.
Para el estudio, Mayo-Wilson y
sus colegas analizaron los datos de 13.164 participantes en 101 ensayos
clínicos. Todos los participantes tenían ansiedad social grave y de larga
duración, cerca de 9.000 recibieron medicación o una pastilla de placebo, y más
de 4.000 recibieron una intervención psicológica. Pocos de los ensayos
analizaron la combinación de la medicación con psicoterapia, y no hubo
evidencia de que la terapia combinada era mejor que la psicoterapia a solas.
Los datos comparan diferentes
tipos de terapia de conversación y encontraron la Terapia cognitivo conductual
individual fue la más efectiva.
Los investigadores encontraron
que para las personas que no quieren o no tienen acceso a la TCC, los
antidepresivos más comúnmente utilizados son: inhibidores selectivos de la
recaptación de serotonina (ISRS) son eficaces. Pero advierten que la medicación
puede asociarse con efectos adversos graves, que no funciona en absoluto para
muchas personas y que las mejoras en los síntomas no duran después de haber
tomado la medicación.
Los investigadores reconocen que
la medicación sigue siendo importante, pero dicen que debe ser usada como una
terapia de segunda línea para las personas que no responden o no desean la
terapia psicológica
. El análisis del grupo ya ha
dado lugar a una nueva guía las pautas de tratamiento en Reino Unido y
Mayo-Wilson dice que podría tener un impacto significativo en la formulación de
políticas y en la organización de la atención psiquiátrica en Estados Unidos.
“Mayor inversión en terapias
psicológicas mejoraría la calidad de vida, aumentaría la productividad en el
trabajo, y reduciría los costos de atención de salud”,
dice Mayo-Wilson “Tenemos que mejorar la infraestructura para el
tratamiento de problemas de salud mental como la evidencia muestra que deben
ser tratados. Necesitamos más programas para capacitar a los médicos,
supervisores más experimentados que pueden trabajar con nuevos profesionales,
más oficinas, y más personal de apoyo”.

A.M.J.
El equipo de Psycospirity

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *