El alcohol (vino, cerveza o licor) es la principal causa conocida y evitable de anomalías congénitas físicas y evolutivas. Cuando una mujer bebe alcohol durante el embarazo, se arriesga a dar a
luz a un bebé que pagará las consecuencias, presentando deficiencias
mentales y físicas, durante el resto de su vida.

Tomar alcohol puede causar un grupo de alteraciones llamadas
trastornos del espectro alcohólico fetal
. Los efectos en el bebé pueden
ser físicos o de comportamiento. Pueden ser problemas con:

  • Aprendizaje y memoria
  • Comprender y seguir instrucciones
  • Control de las emociones
  • Comunicación y socialización
  • Tareas diarias como vestirse o comer

El síndrome alcohólico fetal es el tipo de trastorno más serio. Las
personas con este síndrome sufren de anormalidades faciales que incluyen
ojos muy separados y estrechos, problemas de crecimiento y anomalías
del sistema nervioso.
El trastorno del espectro alcohólico fetal dura toda la vida. No
existe una cura. Los tratamientos pueden ayudar. Estos incluyen
medicamentos para tratar los síntomas y terapia de conducta. Estos
tratamientos deben ser diferentes para cada persona dependiendo de los
síntomas.

Signos y síntomas: 
 1. Anomalías craneofaciales:

 Las principales características son las
siguientes: aplanamiento del espacio entre la nariz y el labio superior
(conocido como filtro nasal plano), el labio superior delgado (fino) y
los ojos pequeños (hendiduras palpebrales pequeñas). Existen guías
exactas con las medidas en milímetros que se consideran anormales de
todos estos signos.

 2. Retraso del desarrollo:

Se define como la presencia de unas cifras
de peso o de talla, o de ambas, por debajo de un valor mínimo promedio
en recién nacidos que han estado expuestos al consumo materno de alcohol
durante el embarazo.
3.Sistema nervioso central
La
exposición prenatal al alcohol se clasifica como teratógena, es decir,
que puede dañar el desarrollo del cerebro en diferentes grados,
dependiendo de la cantidad, el momento y la frecuencia de la exposición.
El daño que el alcohol produce en el sistema nervioso central dará
lugar en el recién nacido y sobre todo en el niño y el adolescente a
anomalías de la conducta y de la inteligencia, y se puede valorar en 3
áreas diferentes:
  
a) La estructura anatómica del sistema nervioso, por ejemplo, un
cerebro pequeño (microcefalia) o anomalías en la formación de las
diferentes partes del cerebro.
   
b) El funcionamiento neurológico, por ejemplo, aparición de
convulsiones, afectación del desarrollo de las habilidades motoras,
pérdida de audición, problemas visuales, mala coordinación entre la
vista y la manipulación.
   
c) El funcionamiento intelectual, manifestándose como trastornos del
comportamiento, agresividad, falta de autocontrol de los impulsos, falta
de atención e hiperactividad, retraso mental, problemas de aprendizaje,
mala memoria, problemas de integración social y manca de habilidades
sociales, etc.

Tratamiento
No
existe un tratamiento curativo para el SAF, porque las alteraciones que
el alcohol provoca en el desarrollo del sistema nervioso central, ya
sean más o menos graves, dan lugar a lesiones permanentes.
El
hecho de que el daño cerebral, los síntomas, las discapacidades
secundarias y las necesidades sean absolutamente individuales en cada
caso, impide que se pueda generalizar un tratamiento estándar que sea
efectivo en todos los casos.
El
tratamiento se basa en medidas específicas de cada trastorno asociado,
por ejemplo, los problemas de lenguaje, de comportamiento o de
hiperactividad o falta de atención, y actuaciones a nivel educativo (por
ejemplo, adaptaciones curriculares o recursos de educación especial).
En
general se emplean fármacos psicoactivos e intervenciones conductuales
cuando hay un trastorno de la conducta, tratamientos de logopedia,
intervenciones para reforzar y adaptar el aprendizaje, estimulación
precoz para favorecer el desarrollo psicomotor, intervenciones generales
de apoyo, intervenciones sociales de protección, tratamientos
psicológicos y psiquiátricos adaptados.
El
pronóstico de cada uno de estos niños estará condicionado por la
gravedad de la afectación del neurodesarrollo, el entorno socioambiental
y las intervenciones terapéuticas específicas, además de las
discapacidades que presenten. En este sentido, es necesario prestar una
especial atención a una serie de trastornos funcionales que se dan en
estos casos: problemas de aprendizaje, afectación del desarrollo motor,
hiperactividad, deficiencia de atención, problemas de la conducta
adaptativa, retraso mental y otras alteraciones cognitivas, trastornos
de la función ejecutiva, del lenguaje, de la memoria, de integración
social y de comunicación social.


No
se ha demostrado en estudios de seguimiento que pequeñas cantidades de
alcohol durante el embarazo no puedan suponer un riesgo con absoluta
certeza, por lo que la recomendación a las mujeres embarazadas (y
también a las mujeres que desean quedarse embarazadas en un futuro
inmediato, para evitar daños en las primeras etapas de la gestación,
cuando la mujer aún no sabe que está embarazada) es la abstinencia total
durante el período de la gestación.
Todavía
no se ha aprobado en nuestro entorno una legislación que exija el
etiquetado de aviso de evitar su consumo por embarazadas en los envases
de bebidas alcohólicas, igual que ocurre con el tabaco.

Fuentes:

https://www.safgroup.org/sd-alcohol-fetal
https://medlineplus.gov/spanish/fetalalcoholspectrumdisorders.html
http://kidshealth.org/es/parents/fas-esp.html

MªCarmen Martinez

El equipo de Psycospirity

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *