El síndrome de Diógenes es un trastorno del comportamiento que
afecta, por lo general, a personas de avanzada edad que viven solas. Se
caracteriza por el total abandono personal y social, así como por el aislamiento voluntario en el propio hogar y la acumulación en él de grandes cantidades de basura y desperdicios domésticos.

Causas

Es un síndrome específico de personas de la tercera edad,
que llegan a descuidar los hábitos de higiene y usos sociales, y puede
producirse por el simple aislamiento social que les lleva a la falta de
contacto con sus semejantes, o también puede ser producto de un problema
psiquiátrico que lo desencadene, como depresión mayor o demencia.
Hay que aclarar que, a pesar de considerarse una enfermedad propia de
ancianos, algunos de sus síntomas pueden empezar a presentarse mucho
tiempo antes. Entre los elementos determinantes para la aparición de
este síndrome están la soledad
y el aislamiento social que padece la persona, y que le van a llevar a
una rigidez de pensamiento, autoalimentado, con el que justificará
cualquier acción. Entre las principales causas de su aislamiento suele
estar la pérdida de la pareja, algo que puede suceder en cualquier
momento.

 Síntomas

Aislamiento socialreclusión en el propio hogar y abandono de la higiene son
las principales pautas de conducta. Las personas que lo sufren pueden
llegar a acumular grandes cantidades de basura en sus domicilios y vivir
voluntariamente en condiciones de pobreza extrema.
El paciente suele mostrar una absoluta negligencia en su autocuidado y en la limpieza del hogar.
Además, pueden llegar a reunir grandes cantidades de dinero en su casa o en el banco sin tener conciencia de lo que poseen.
Por el contrario, piensan que carecen de recursos económicos, lo que
les induce a ahorrar y guardar artículos que no tienen ninguna utilidad.
Es frecuente que almacenen grandes cantidades de basura y desperdicios
que resultan inservibles.
Los pacientes que sufren esta enfermedad carecen de conciencia de la misma
y suelen rechazar además cualquier tipo de ayuda externa. No saben dar
argumentos para explicar su conducta.
Las funciones cognitiva y social están claramente alteradas y no se encuentra ningún patrón a la hora de acumular las cosas.

Tratamiento   

En primera instancia, el tratamiento para estas personas va dirigido a tratar las posibles complicaciones derivadas del mal estado nutricional e higiénico. Sin embargo, acto seguido es necesario instaurar medidas preventivas para que el cuadro no vuelva a repetirse.
Para ello se necesita un apoyo social suficiente o de asistencia domiciliaria y evitar la hospitalización.
El problema es que los propios afectados suelen rechazar la ayuda
social. Si no están incapacitados por motivo de alguna patología
psiquiátrica de base o una demencia, no pueden ser ingresados sin su
consentimiento,  por lo que termina volviendo a su tipo de vida
anterior.

MªCarmen Martínez
Directora de Psycospirity

El equipo de Psycospirity

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *