El síndrome del acento extranjero es un raro problema, derivado de un
derrame cerebral o un traumatismo craneoencefálico, que afecta al habla
de quienes lo sufren de modo que parece que pronuncian con el acento de
otro país. Es una enfermedad rara y de bajísima prevalencia ( se conocen alrededor de unos 60 casos en todo el mundo)

Imaginaros por un momento que os acostáis como si nada y al levantaros y saludar a la familia, lo hacéis con un acento extraño. ¿Qué nos pasa?

En 1907, el neurólogo francés Pierre Marie (1853-1940) describió por
primera vez el caso de una paciente que padecía el ahora conocido como
síndrome del acento extranjero:
se trataba de una parisina que, tras
sufrir un accidente cerebrovascular que le paralizó el lado derecho del
cuerpo, empezó a hablar con acento alsaciano. Otro caso histórico
proporcionó más detalles sobre el asunto. En 1943, Georg Herman
Monrad-Krohn (1884-1964), experto en alteraciones del habla, documentó
la historia de Astrid L., una mujer noruega que sufrió lesiones en la
parte izquierda del cerebro a causa de un trozo de metralla que la
alcanzó durante un ataque aéreo. Tras pasar varios días inconsciente,
despertó con una hemiplejia derecha. Al principio presentaba
dificultades para nombrar objetos (por ejemplo, una caja de cerillas) y
cometía muchos errores gramaticales al hablar. Con el tiempo, aprendió a
expresarse de manera correcta y fluida. Sin embargo, su acento
recordaba al alemán, una situación poco afortunada en esos tiempos de
guerra.

Las secuelas del derrame o del traumatismo pueden provocar que queden dañadas las zonas del cerebro responsables de nuestra capacidad para hablar
y de la coordinación de los músculos de la boca que hacen posible el
habla, cambiando como consecuencia de ello la forma y el ritmo de
pronunciación de las personas afectadas, y generando la sensación de que
hablan con acento extranjero.

¿Tiene solución? 

Normalmente, este síndrome tiende a desaparecer por sí solo en cuestión de semanas o meses pero ocurre a veces, que a algunas personas se les cronifica y es cuando se requieren terapias de lenguaje y tratamiento. Si ven que no se les pasa, puede causar un gran impacto psicológico al ver que esto no se soluciona. Hasta ahora el tratamiento habitual en estos casos pasaba por la aplicación de terapias y técnicas lingüísticas que permitían a los afectados recuperar, si no en su totalidad, sí en parte, su dicción anterior a la aparición del síndrome.

MCarmen
directora de Psycospirity  

El equipo de Psycospirity

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *