¿ Eres de los que les apasiona comprar cosas de papelería? ¿ Aunque no te haga falta? ¿disfrutas renovando el material escolar? ¿Y visitando sin más estos lugares? Puede que sufras “stationary fetish” la nueva denominación para los adictos a la papelería.

Entrar en una papelería, incluso sin necesidad de adquirir ningún
producto, puede estimular todos tus sentidos, inspirarte creativamente y
alegrarte el día. Dar una vuelta y respirar el ambiente ya vale la pena.
 El olor, esa mezcla de papel, tinta, goma y pintura..Es un olor que alude a todo lo nuevo y prometedor que podría depararnos el futuro.

La fascinación estética hace que los visitantes queden encandilados y
sientan el impulso de esnifar, observar al detalle y acariciar los
objetos envueltos en esa bruma de polvo suave con la que llegan de
fábrica. “Contemplar materiales que pronto se gastarán me evoca la
sensación de estar paseando por un museo. El diseño de los objetos suele
ser muy bonito y agradable y la forma en que están colocadas las cosas
me da ganas de quedarme para siempre
”, explica Joaquín L., adicto
confeso desde la infancia, “fantaseo con poder permanecer allí y que sea
mi entorno natural, vivir, dormir, trabajar en ese lugar tan cálido”.

Una buena papelería puede ser grande o pequeña pero siempre se
caracteriza por una organización del espacio estudiada, con todos los
huecos aprovechados al milímetro y una jerarquía de productos sabia y
eficiente. El efecto es muy relajante a simple vista, las gamas
cromáticas se respetan de
manera exhaustiva y perderse en los degradados
perfectos resulta adictivo. Y los vendedores se encargan de terminar este circulo vicioso dandonos pie a llevarnos media tienda…

 Las marcas de papelería conocen el intenso placer que el material de
oficina es capaz de provocar a públicos de todas las edades y lo
explotan en sus campañas publicitarias.

¿Tenéis rituales respecto al material que compráis? mucha gente lo compra simplemente por tenerlo pero le da pena gastarlo. otros simplemente lo huelen y observan..hablamos de un fetichismo con respecto al material.

Fuente.
https://elpais.com/elpais/2017/08/25/tentaciones/1503656856_207731.html

El equipo de Psycospirity

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *