El miedo es un recurso que utiliza nuestra mente para alertarnos de que
algún peligro está cerca. El problema surge cuando ese miedo se
convierte en un sentimiento irracional, sin motivo, obsesivo y que nos
impide realizar nuestras actividades cotidianas con normalidad. Es
entonces, cuando el miedo se vuelve fobia, cuando se necesita ayuda psicológica
para resolver el problema. Una fobia que sufren cada vez más personas
es la hasta ahora casi desconocida ritifobia, que consiste en tener
pánico a las arrugas.



Cuando se habla de ritifobia, se hace
referencia al pánico que experimentan muchas personas, en su mayoría
mujeres, ante la aparición de las temidas arrugas, y en respuesta a la
presión que diariamente ejerce sobre ellas el entorno.



El envejecimiento está excesivamente mitificado en la sociedad actual,
lleno de falsas creencias que hacen que se nos haga más difícil
sobrellevar el miedo, completamente lógico y natural, que tenemos al deterioro de nuestra calidad de vida y sobre todo a la muerte.
Pero es fundamental que entiendas que las huellas de la edad en tu piel
son inevitables y que terminarán por aparecer tarde o temprano a pesar
de todos tus cuidados.



Para superar el miedo tu mente tendrá que asumir los
cambios. Y para ello debes entender que el envejecimiento es parte de
tu proceso vital, y que las arrugas son la muestra de
las experiencias que ya has vivido y del inicio de otra etapa en tu
vida, una etapa llena de madurez y felicidad en la que es muy probable
que mantengas una calidad de vida magnífica durante muchos años.


Sé positiva, no dejes que las arrugas te preocupen en exceso y sigue estos consejos para mantener la piel del rostro con un aspecto más saludable:



-Mantén una dieta sana y equilibrada. La alimentación es fundamental para el funcionamiento del cuerpo.


-Haz ejercicio regularmente, Así tu piel liberará toxinas y mejorará su elasticidad


-Protege tu piel del sol, Este es uno de los factores de envejecimiento más devastadores.


-Hidrata diariamente y escoge tratamientos adecuados para tu piel



Fórmulas para asumir nuestra edad


1. Envejecer no es un proceso de cierre:“Debemos dejar la mala connotación de las
arrugas, y asumirlas como un enriquecimiento de la vida, y no un proceso
de cierre”.


Por lo tanto, debemos ser capaces de ver lo positivo de cada etapa de nuestra vida, sin aferrarnos a lo externo.


 2. Trabaja la espiritualidad: Sufrir por
un cuerpo envejecido está relacionado con cuánto te valores y con tu
autoestima. Por ende, una de las tareas de ir envejeciendo como ser
humano, es trascender al cuerpo y trabajar la espiritualidad con el
propósito de ir desapegándonos de los cánones de belleza establecidos.


3. Piensa positivo: 
“Debemos aceptar que todas las personas irán envejeciendo poco a poco,
es una ley de la vida. Por ello, debemos asumirla con una actitud
positiva”.


Mª Carmen Martínez

  

El equipo de Psycospirity

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *