La ansiedad es el síntoma clave, y es vivida como una sensación de tensión interna y dificultad para relajarse.
Generalmente se acompaña de síntomas depresivos de escasa relevancia, y suceden en ocasiones exacerbaciones de la sintomatología ansiosa pudiendo aparecer ataques de pánico.
Tradicionalmente en el diagnóstico se hacía mucha insistencia en la presencia de síntomas vegetativos, como por ej, temblores, sudoración, visión borrosa,etc… Sin embargo, en la cuarta versión del DSM se exigen “ansiedad y preocupación excesivas, al menos seis meses sobre diversas situaciones y actividades” y “dificultades para controlar las preocupaciones”; y el numero de manifestaciones somáticas que se requieren para el diagnostico se ha reducido (a 3) y aunque son de naturaleza muy fisiológica se apartan bastante de los habituales en el pánico. En resumen la conceptualización se ha tomado más cognitiva convirtiendo a la preocupación en el elemento central.
En los niños y adolescentes suele aparecer bajo preocupaciones en torno al rendimiento o la competencia en el ámbito escolar o deportivo. Se muestran inseguros, perfeccionistas, buscando la aprobación de los demás,
En cuanto a la evolución, el inicio se sitúa en torno a los 20 años. para, seguir un curso crónico, aunque fluctuante, con agravamientos en periodos de estrés. Frecuentemente se experimentan síntomas somáticos, y suele coexisitr con trastornos del estado de animo, otros trastornos de ansiedad y trastornos relacionados con sustancias. Es frecuente que se asocie también a otros trastornos relacionados con el estrés, como el del síndrome de colon irritable, cefaleas,etc..
La característica principal es la expectativa de aprensión o preocupación (crónica, inespecífica y que se da en múltiples situaciones de la vida). 
Los pacientes con TAG y aquellos con preocupación crónica subclínica tienen reacciones de activación autónoma (como mareos, tasa cardíaca, etc) inferiores a los pacientes con otros trastornos de ansiedad, y tienen menos conductas de evitación comportamentales. Sin embargo. presentan un predominio de síntomas somáticos relacionados con estados de tensión prolongados y vigilancia como por ej, la tensión muscular.
Su síntoma más importante (preocupación excesiva) se relaciona de forma significativa con problemas cardiovasculares (esto es muy importante, por lo que estamos hablando de un trastorno serio y que si lo padece o lo padece alguien cercano a usted, lo mejor es buscar ayuda profesional).
Posibles causas:
Según Borkovec más que los temas en sí de preocupación, lo que diferencia al TAG de otros trastornos de ansiedad es un exceso de preocupación no controlable. La preocupación patológica es una forma de evitación cognitiva en relación a posibles catastrofes o sucesos pelgrosos ( un ejemplo de pensamiento seria el de “Si me preocupo evito que las cosas malas pasen”) que además, interfiere en el procesamiento emocional de la información que está relacionada con la amenaza que percibe el paciente.
En la génsis de este funcionamiento estarían dos posibles mecanismos:

  1.  Haber padecido sucesos vitales traumáticos pasados en su historia personal.
  2. Establecimientos de lazos afectivos inseguros (apego inseguro) en la infancia.
Epidemiología:
La prevalencia vital es elevada, situándose en torno al 5% en EEUU, mientras que en España está en torno al 2%. Esta prevalencia aumenta mas todavía en la población no clínica. Dos tercios de los pacientes son mujeres. El TAG es también mas frecuente en aquellos mayores de 24 años y menores de 55, en los separados/viudos/divorciados, en aquellos con menos ingresos, en los desempleados y en las amas de casa. En cambio, el nivel educativo, la religión y el entorno ya sea rural o urbano no son predictores. 
Está considerado el segundo trastorno más prevalente en la población general (¡ojo!)

Diagnóstico diferencial:
De entrada debe hacerse con los trastornos de ansiedad debido a condición médica y con los inducidos por sustancias. Aquí son fundamentales la historia clínica y los hallazgos del laboratorio.
Más atención hay que poner para diferenciarlo delos restantes trastornos de ansiedad. Para ello. el rasgo principal es que la ansiedad no se pueda atribuir exclusivamente a otros motivos, a saber: la posibilidad de una crisis de pánico /tx de pánico), hablar en público (fobia social), contaminarse (toc), engordar (anorexia), padecer una enfermedad(hipocondría)..

En cuanto al TEP (tx de estrés postraumático), la ansiedad es un elemento muy importante pero se encuentra asociado a la ocurrencia de un estresor. 
Tampoco debe diagnosticarse si la ansiedad aparece como síntoma solamente en el curso de un trastorno afectivo o psicótico.

En cuanto a la diferenciación con la ansiedad no patológica, se distingue en que las preocupaciones del trastorno por ansiedad generalizada son difíciles de controlar, son más permanentes, intensas y duraderas y aparecen a menudo, en ausencia de factores desencadenantes, así como que se acompañan frecuentemente de síntomas físicos.

Anaís Martínez Jimeno
Psicología Clínica, vol 1, CEDE
El equipo de Psycospirity

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *