El concepto de histeria fue descrito por Hipócrates hace 2400 años. A finales del siglo XIX, Charcot y Janet, asociaron el término con los síntomas de conversión. Y en 1967 Brody y Sata acuñan el término definitivo ” trastorno histriónico de la personalidad”.
El DSM IV TR, define este trastorno de la siguiente manera:
“patrón de excesiva emotividad y una búsqueda de atención, que empieza al principio de la edad adulta y que se da en diferentes contextos.
El presente trastorno se caracteriza por una conducta llamativa, dramática (parece que estén actuando) y extrovertida en personas de alta emotividad. A pesar de su llamativa necesidad, están necesitados de afecto y atención. Suelen ser muy seductores y tener dificultades para establecer vínculos profundos y duraderos.
Se trata de personas que viven los acontecimientos con subjetividad, suelen ser hipersensibles y suspicaces y carecen de estabilidad emocional. Son también sugestionables y fácilmente influenciables por los demás o las circunstancias.
Además estos individuos se caracterizan por: cambios bruscos de estado de ánimo a partir de la percepción de detalles, su superficialidad, su aparente falta de sinceridad, por su tendencia a refugiarse en la fantasía y la tendencia a deformar la realidad.
Perspectivas teóricas:
Las causas de esta alteración son multifactoriales; desde una orientación psicoanalítica se ha estudiado este trastorno, pero los conflictos edìpicos infantiles no han demostrado ser la causa del mismo.
Por una parte, hay estudios que señalan que a menudo, los pacientes más graves han tenido un ambiente deprivado de forma similar a los antisociales sugiriendo como génesis del trastorno una niñez traumática. Por otra parte, hay estudios que mencionan que las personalidades histriónicas se pueden dar tanto en familias sobreprotectoras como en condiciones de privación afectiva.
En otros casos se habla de un control paterno mediante recompensas contingentes e irregulares. No obstante, es difícil establecer una relación causal entre educación recibida y desarrollo del trastorno.
Hipótesis biológicas refieren que es muy probable que los pacientes histriónicos hayan presentado un elevado nivel de vigilancia y respuesta emocional durante la infancia y la niñez tempranas. Una región límbica neutralmente densa o muy ramificada puede explicar la intensidad y facilidad con que aquél expresa sus emociones así como un bajo umbral para la activación reticular, es el fundamento de parte de la excitabilidad. Aunque tiene pocos datos empíricos.
Prevalencia: 
Anda sobre el 1,84%. En ambientes clínicos, este trastorno ha sido diagnosticado más frecuentemente en mujeres; en todo caso, el ratio por género no es significativamente diferente del ratio para el género femenino dentro de las respectivas muestras clínicas. Por el contrario, algunos estudios que usan métodos de evaluación estructurados informan de similar prevalencia entre hombres y mujeres.


Si queréis saber más sobre este trastorno, ya sabéis, no dudéis en preguntarnos.
Anaís Martínez Jimeno.

El equipo de Psycospirity

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *