El Trastorno Límite de la Personalidad o TLP es considerado uno de los trastornos de la personalidad más graves, junto con el Trastorno paranóide de la personalidad y el Trastorno Esquizotípico, es una afección mental por la cual una persona tiene estados de ánimo, comportamiento y relaciones inestables.  Estas experiencias interiores a
menudo los llevan a tener acciones impulsivas y relaciones caóticas con
otras personas.
Estas personas presentan una elevada sensibilidad ante estímulos emocionales, así
como una tendencia a experimentar las emociones de manera muy
intensa. Son tan intensas sus emociones que para huir del
malestar que producen se refugian en conductas que le alivian
momentáneamente ese malestar: promiscuidad, juego, compras
inútiles, alcohol, drogas e incluso autolesiones. Pese a que
experimentan emociones muy intensas, suelen tener muchas
dificultades en identificarlas y expresarlas y desencadena reacciones
intensas de ira ante estímulos aparentemente insignificantes.

 La causa del trastorno
límite de la personalidad (TLP) se desconoce. Se cree se relaciona con
factores genéticos debido a los estudios realizados con gemelos, familiares relacionados con acontecimientos traumáticos en su vida  y sociales.

Los factores de riesgo para el TLP incluyen:

  • Abandono en la niñez o en la adolescencia
  • Vida familiar disociada
  • Comunicación deficiente en la familia
  • Abuso sexual, físico o emocional

Se estima que el 1,6% de la población adulta tiene TLP, pero puede
llegar al 5,9%. Casi un 75% de las personas diagnosticadas con TLP son
mujeres, pero investigaciones recientes sugieren que el porcentaje de
hombres afectados puede igualar al de las mujeres. En el pasado, los
hombres con TLP eran a menudo mal diagnosticados con trastorno de estrés
postraumático o depresión.

 Las personas con este trastorno a menudo presentan incertidumbre acerca
de quiénes son. Como resultado, sus intereses y valores pueden cambiar
rápidamente. También tienden a ver las situaciones en términos extremos,
o todo es bueno o todo es malo. Sus puntos de vista sobre otras
personas pueden cambiar rápidamente.Estos sentimientos
súbitamente cambiantes a menudo llevan a relaciones intensas e
inestables ( ¡Qué enamoradx estoy!).

 Pueden sufrir compartamiento de aislamiento social, autodestructivo y
compulsivo. En su estado de ánimo se encuentran síntomas con altibajos
emocionales, ansiedad, culpa, descontento en general, enfado,
soledad, ira inapropiada e incontrolable..Entre los síntomas psicologicos encontramos depresión, imagen
negativa de sí mismo o narcisismo, comportamiento suicida o automutilación.

Se caracteriza en última instancia por la agitación emocional que
provoca. Las personas con TLP sienten las emociones intensamente y
durante largos períodos de tiempo, y es más difícil para ellos volver a
una base estable después de un episodio emocionalmente intenso.

 El trastorno límite de personalidad se diagnostica sobre la base de una
evaluación psicológica. El proveedor de atención médica valorará los
antecedentes y gravedad de los síntomas de la persona.

y por último veamos el posible tratamiento incluye psicoterapia, medicación y apoyo familiar.:

 La psicoterapia individual puede tratar eficazmente este tipo de
trastorno. Además, la terapia de grupo algunas veces puede servir.Existen otros tipos de psicoterapia que son eficaces:

-La terapia dialéctica conductual: Se centra en la enseñanza de habilidades de afrontamiento para combatir
impulsos destructivos, regular las emociones y mejorar las relaciones
mientras añaden validación. Incluyendo trabajo individual y de grupo, Esta terapia fomenta la práctica de mindulfness, (Estos son los nuestros que podéis practicar si os animais independientemente de tener o no un TLP,https://www.youtube.com/watch?v=AfdB8sPwI5c )

-La terapia cognitivo conductual: ayuda a cambiar el pensamiento negativo y el comportamiento asociado al
TLP. El objetivo de esta terapia es reconocer pensamientos negativos y
enseñar estrategias de afrontamiento.

 En cuanto a la medicación: No existe medicación específica para el tratamiento de síntomas como el
vacío, el abandono y la alteración de la identidad, pero puede ser útil
para el tratamiento de otros síntomas como la ira, la depresión y la
ansiedad. Esta medicación puede incluir estabilizadores del estado de
ánimo, antipsicóticos, antidepresivos y ansiolíticos.

En cuanto a la comorbilidad, una persona con TLP puede tener trastornos adicionales que deben tratarse conjuntamente, como pueden ser:
  • Trastornos de ansiedad, como el trastorno por estrés postraumático.
  • Trastorno bipolar.
  • Depresión.
  • Trastornos de la alimentación, especialmente bulimia nerviosa.
  • Otros trastornos de la personalidad.
  • Abuso de sustancias.

MªCarmen Martínez

El equipo de Psycospirity

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *